.@anugel @elcomercio_peru ::: Los CANTARES de #César_Lévano Exploramos el lado poético de un reconocido periodista de la vieja escuela.

Capture d’écran 2019-03-24 à 14.24.27.png

Mucho nos dice saber que César Lévano lleva ese nombre no por decisión de sus padres, sino por decisión propia. Mucho nos dirá sobre su devoción a la poesía y al más universal de los poetas peruanos. Un lejano día en la primera mitad del siglo pasado, Edmundo Dante Lévano La Rosa decidió que en adelante pasaría a llamarse César, como el autor de esas letras que en su primera infancia ya lo sacudían. Fue como un autobautizo en el fuego de la poesía. César Lévano no solo es el periodista que ha perseguido la justicia social y ha engrandecido el oficio desde su trinchera, sino también el autor de Poemas y otros cantares (Sinco Editores), una recopilación de sus tres poemarios que nos muestran la hondura de sus versos y el alcance de su lucha.

¿Qué fue primero el periodismo o la poesía?
Yo escribo poesía desde muy niño. Lo que escribía entonces era muy malo, por supuesto. Escribía en un cuaderno de contabilidad, para mayores desgracias. Muy temprano, antes de los diez años, encontré en mi casa los libros de González Prada y de Rubén Darío, y la revista Amauta, que traía poemas de Vallejo y de Neruda.

¿Compartía lo que escribía con alguien?
Con mi padre y con mi hermana. A mi padre le leía en la cama (ya estaba postrado). Recuerdo que un día llegó uno de sus compañeros a visitarlo y al enterarse de que yo escribía poesía, le dijo: “Su hijo va a ser un gran anarquista”. Mi padre le respondió: “No lo sé; yo no voy a imponerle mis ideas”. Eso engrandeció para mí la figura de mi padre. Lo vi crecer como un gigante.

¿Un niño de diez años a quién le dedica sus poemas?
A la naturaleza y a la lucha social.

La lucha social marca toda su vida. ¿Podríamos decir que la suya es una poesía social, o la poesía no resiste ese tipo de etiquetas?
Sí, en cierto modo, llamarle poesía social a cierta poesía es desfigurarla. El problema de la poesía consiste en ser poesía. Sin más. Por ejemplo, la poesía de Eguren. Algunos dicen que es literatura infantil, ¿por qué? Yo conozco un poema suyo que apareció en el periódico La Protesta, dedicado a los mártires asesinados en la batalla de Chicama, en 1912, y está firmado con seudónimo.

Siempre se dice de César Lévano que es un roble, un hombre fuerte al que no le cambiaron los ideales ni con la prisión. Pero en su poesía encuentro a un hombre vulnerable que habla del amor romántico mientras persigue la justicia social.
Claro. Yo escribí en una columna del Diario Uno unas palabras del poeta Jorge Eduardo Eielson que dicen: “No hay poesía hay solamente/ Vida. Lo que pasa es que la gente/ No sabe que la poesía/ Es vida y sobre todo/ Que la vida es poesía”.

 

SEGUIR LEYENDO:
https://elcomercio.pe/eldominical/entrevista/cantares-cesar-levano-noticia-521006
Ana Núñez

PERFIL Perú: Hasta siempre, César Lévano

Ha fallecido César Lévano. A los 92 años, después de una prolija y limpia trayectoria, el director de semanario PERFIL ha muerto este sábado

Capture d’écran 2019-03-24 à 14.30.47.png

César Lévano: la partida de un gran periodista y maestro

Casa de la Literatura ::: Se llamaba en realidad Edmundo, pero usó como nombre César, por el gran Vallejo. César Lévano La Rosa falleció este sábado 23 de marzo a la edad de 92 años y ha dejado un sentido vacío en el periodismo nacional. El maestro Lévano —como también lo llamaban— era un periodista de pluma elegante y culta, pero a la vez directa a la hora de expresar sus puntos de vista.

Docente retirado de la Escuela de Comunicación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lévano se desempeñó hasta el momento de su muerte como director del novel semanario Perfil.

Hablar de su trayectoria nos remite a los años del periodismo combativo, de férreas y honestas convicciones. Con Lévano ha partido también una forma decente de hacer periodismo.

Redactor estrella de la revista Caretas en su juventud y madurez, don César tuvo también una sensibilidad social que le venía de sangre. Su padre, Delfín Lévano, y su abuelo fueron dirigentes sindicales. Sus convicciones políticas le valieron persecuciones e incluso la cárcel. Estuvo recluido en El Sexto y en la cárcel de la isla El Frontón, durante el régimen de Manuel A. Odría.

Este año había publicado un viejo proyecto en forma de libro titulado Las ocho horas. La historia real de una conquista exclusivamente obrera, donde retrata la lucha del movimiento sindical peruano.

Lector ávido, poseía una exquisita biblioteca con títulos imprescindibles de literatura y ciencias sociales. Era amante de la música, del teatro y las artes también. Lévano alternó con nuestros más grandes escritores. Conocida es su gran amistad con el poeta Juan Gonzalo Rose, a quien animó a compartir con sus lectores sus apreciaciones sobre la poesía.

Desde la Casa de la Literatura expresamos nuestras condolencias a la familia, lectores y amigos de don César Lévano.

http://www.casadelaliteratura.gob.pe/?p=31204

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s