La CIUDAD VACÍA: #Imaginarios_urbanos sobre el #centro_histórico de #Lima en la #época del #neoliberalismo. #David_Isaac_Blaz_Sialer.

Capture d’écran 2020-03-02 à 15.13.25.png

Capture d’écran 2021-11-26 à 21.05.25

Volvamos al Centro, fue el slogan usado por el alcalde Alberto Andrade para iniciar uno de los procesos más significativos de empoderamiento de los espacios públicos de un centro histórico en franca decadencia y abandono. Después de muchos años de olvido por parte de las instituciones encargadas de su gestión, la Ciudad de los Reyes podría al fin “ver” la luz de una modernidad casi siempre elusiva.

La primera acción que el nuevo alcalde limeño se propuso llevar a cabo para conseguir ordenar y sanear el Centro Histórico fue la expulsión del comercio ambulatorio; una acción sumamente significativa en tanto que los migrantes andinos, bajo los imperativos propios de la sobrevivencia en una ciudad completamente desbordada, se vieron empujados a una constante trasgresión de las normas impuestas por el Estado, el cual se mostró impotente frente al caos cada vez mayor en la ciudad capital; en tal sentido, el primer bastión a tomar para perseguir tal principio básico era la calle.

Pero ¿qué significaba la calle en los agitados años ochenta? Era un lugar cada vez más dejado a su suerte por los gobiernos municipales; invadida por los nuevos llegados a la capital para dedicarse al comercio ambulatorio, al menudeo de bienes y servicios, era la muestra gravitante arqueología del descontrol y el colapso de las instituciones encargadas de la gestión urbana. Las calles en el Centro de Lima fueron los principales puntos de batalla por parte de una población migrante que se hizo presente en la ciudad sin ser reconocidos en su totalidad por el Estado como ciudada-nos. Su presencia ocasionó uno de los procesos de cambio económico, social y cultural más grandes de nuestra historia como ciudad, tal como señala Matos Mar:

La inmensa gravitación adquirida en Lima por lo andino por causa de la inmigración, afecta y modifica no solamente al aspecto físico de la capital, sino también sus formas de cultura y su sociabilidad (Matos Mar, 1988: 81).

Aquella Lima mora y andaluza, con un centro que evocaba las amplias calles parisinas signo de la modernidad de inicios del siglo XX, se convirtió en la imagen del caos, de un magma social y cultural del cual se esperaba que emergiera dialécticamente la superación del mundo costeño y andino. Sin embargo, el resultado del choque que implicó todo ello terminó siendo mucho más problemático y las soluciones desbordaron cualquier acercamiento trascendente.

Quiero decir con ello que la respuesta tomada por la Municipalidad frente a esta imagen de conflicto y violencia que se vivía en la Lima de mitades de la década de 1990 tuvo un tono que se inclinó por reafirmar el elemento costeño, por una mirada hacia atrás que trató de rescatar aquellos valores perdidos de una ciudad que ya había dejado de ser aquella de antaño, imagen que pasaba a convertirse en el objeto de deseo de la nueva gestión municipal.

Este es el preludio para toda una propuesta del municipio de Lima que buscaba rescatar del pasado la imagen de una ciudad colonial y republicana, una búsqueda por el alma perdida de la capital. Para ello, el alcalde Andrade llevó a cabo múltiples obras de reconstrucción histórica de una gran cantidad de monumentos emblemáticos, así como promoción de políticas culturales cuya finalidad era proteger parte del patrimonio cultural de la ciudad.

Quisiera mencionar sólo dos obras de recuperación histórica para poder ejemplificar lo que acabo de afirmar: la remodelación de la Plaza Mayor de Lima –la ex Plaza de Armas– y la Plaza San Martín, aquella que se había convertido para ese entonces en la plaza de los pobres, los desempleados y los cómicos ambulantes. Las ceremonias con las que finalizaron las obras en los dos espacios públicos mencionados fueron de una significación sumamente simbólica, casi diríamos de corte fundacional: la primera estuvo precedida por una “jarana” criolla, con una serenata a una Lima que “regresa”, mientras que en la segunda el acto central fue el desfile de una gran cantidad de autos de colección de las primeras décadas del siglo XX, símbolos en su época de la modernidad urbana emprendida en Lima por el presidente Augusto B. Leguía.

Luego de dos periodos municipales sumamente exitosos en tanto sentaron un precedente antes no visto de territorialización de los espacios públicos en el Centro de Lima,  llegó al sillón municipal Luis Castañeda, quien continuó aquellas políticas de apropiación del centro histórico de la ciudad efectuadas por su predecesor, pero bajo otro slogan: “Construyendo”. Esta propuesta, que sitúa su impulso en la representación de una Lima en ruinas, tuvo como cualidad central el fortalecimiento de aquellos espacios “rescatados” por los dos anteriores gobiernos municipales de Andrade sumándole un elemento fundamental: el rol cada vez más protagónico de lo económico en la toma de decisiones sobre los asuntos públicos. Este es el rumbo que ha tomado la dirección del Centro Histórico de nuestra ciudad ya a finales de la primera década del siglo XXI el cual ha sido, luego de más de 15 años de constante ejecución, naturalizado como la única vía para el progreso y el desarrollo.

1 La más conocida tal vez fue el proyecto “adopta un balcón”, según el cual cualquier ciudadano –natural o jurídico– podía hacerse cargo de la reconstrucción de uno de los tantos balcones abandonados a su suerte por parte de los gobiernos municipales anteriores.

2 Término usado por Augusto Ortiz de Zevallos para señalar el acto simbólico por el cual un espacio público es apropiado por la sociedad. Este acto de apropiación implica forjar lazos emotivos con él, enfatizando en el hecho de que algo de la identidad social se encuentra en la materialidad del lugar en sí (Entrevista realizada a Augusto Ortiz de Zevallos, en: http: //www. urbanoperu. com/noticia/entrevista-a-augusto-ortiz-de-zevallos).

Sin embargo, cabe señalar que aquella imagen de un centro histórico “vacío” o “en ruinas” al que, por tanto, debe “reconstruirse” sólo es una fantasía que se desprende de una mirada sumamente tergiversada sobre lo que configura una ciudad y la pertinencia de los actores sociales que juegan un papel protagónico en ella. Quisiera pasar a analizar al respecto el rumbo que el municipio limeño había asumido como paradigma desde la primera gestión de Alberto Andrade y continuó bajo la dirección de Luis Castañeda. En tal sentido, creo pertinente resaltar dos elementos sumamente importantes en él, los cuales trataré de problematizar en conjunto: Existe un elemento común sobre cómo es percibida la ciudad luego del caos productivo de los años 80: el imaginario acerca de ella proveniente de la municipalidad enraíza en una noción de “vacío” simbólico, de asociar la pérdida de rumbo en los an-teriores gobiernos municipales con un elemento disruptivo que no puede ser asimilado ni situado. ❍❍Un sustrato también visible guarda relación sobre la forma en que el municipio capitalino debe ser gestionado Este sustrato que ha señalado la dirección tomada para gestionar los asuntos urbanos durante más de quince años radica en una propuesta neoliberal ya bien extendida a inicios de los noventa con la lle-gada de Fujimori y con la decadencia y corrupción del modelo populista representado por el anterior gobierno aprista. A continuación pasaré a analizar cada uno de los elementos dis-cursivos en cuestión.

 
 
Capture d’écran 2020-03-02 à 15.45.00.png
Capture d’écran 2020-03-02 à 15.14.32.png
Capture d’écran 2020-03-02 à 15.16.54.png
Capture d’écran 2020-03-02 à 15.18.05.png

La ciudad vacía: Imaginarios urbanos sobre el centro histórico de Lima en la época del neoliberalismo.
David Isaac Blaz Sialer
Perú.

https://dspace.ups.edu.ec/bitstream/123456789/10790/1/La%20ciudad%20vacia%20Imaginarios%20urbanos%20sobre%20el%20centro%20historico%20de%20Lima%20en%20la%20epoca%20del%20neoliberalismo.pdf

Un commentaire sur “La CIUDAD VACÍA: #Imaginarios_urbanos sobre el #centro_histórico de #Lima en la #época del #neoliberalismo. #David_Isaac_Blaz_Sialer.

Ajouter un commentaire

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s