#Perú : CINCO DÍAS que pusieron en PELIGRO la #DEMOCRACIA_peruana… En 2020, la #historia se repite, en un contexto de #CORRUPCIÓN similar… y una #crisis_social y #económica. #Blog_HISTORI_K de #César_González_D.

EL CONTEXTO

La explotación del guano generó una ola de corrupción nunca vista antes. Como los consignatarios guaneros estafaban y extorsionaban al Estado, el Presidente José Balta, a través de su Ministro de Hacienda Nicolás de Piérola, anula las consignaciones vigentes y le entrega en monopolio el negocio guanero a la Casa Dreyfus en circunstancias poco transparentes. Los consignatarios peruanos deciden hacer frente a Balta y forman el primer  partido político moderno de nuestra historia, el Partido Civil, en sentido de que tenía una organización y una ideología clara. Manuel Pardo y Lavalle -rico empresario guanero y salitrero, ex Director de la Beneficencia Pública,  ex Alcalde de Lima y ex Ministro de Hacienda de Prado- era su candidato presidencial y contaba con el apoyo del periodismo, de la alta burguesía limeña, de los artesanales con cierta riqueza, de los jóvenes y profesionales liberales, del capitalismo británico y de parte de la cúpula militar.

Manuel Pardo y Lavalle

Este es un dato importante, pues demostraría que el Partido Civil, que desde su fundación se declaró opuesto a los militares, realmente no estaba en contra de las FF.AA. como bloque, pues en sus filas se militaban muchos miembros de las instituciones armadas, aspecto que se fortaleció en el siglo XX.  Se opuso sí, al tipo específico de militarismo controlista, inter-vencionista y autoritario que representaba Balta y al monopolio en la economía, especialmente el monopolio guanero de la Casa Dreyfus,  ahí estaría la razón de su ideología liberal.  Durante la República Aristocrática, tanto militares como clérigos militarán en el civilismo.
LAS ELECCIONES DE 1872 El día de las elecciones de octubre de 1871, el Partido Civil obtiene mayoría en el Congreso y Pardo gana abrumadoramente al candidato oficialista, el civil y pierolista Antonio Arenas, en las elecciones presidenciales de abril-mayo de 1872.  Poco antes de la transferencia de mando el 22 de julio se produjo el último intento de los militares por impedirlo. Se sublevaron en Lima, al mando de  más de 7 mil soldados, cuatro hermanos arequipeños, los Coroneles Tomás, Silvestre, Marcelino y Marceliano Gutiérrez. Silvestre irrumpe con el batallón Pichincha en Palacio de Gobierno y bajo amenaza de muerte, conduce a Balta hacia el cuartel San Francisco, donde es encerrado. Pardo logra refugiarse en uno de los barcos de la Marina de Guerra, que no se había plegado al golpe.

Los coroneles Gutiérrez. No se conoce el rostro de Marcelino

Según refieren Carlos Contreras y Marcos Cueto, las elecciones en aquellos días seguían un procedimiento indirecto, donde cada 500 ciudadanos hábiles para votar elegían en cada provincia un elector. Estos se agrupaban en un Colegio Electoral donde posteriormente votaría por Presidente y Congresistas. El Congreso se dividía en dos cámaras: La de Senadores cuyos representantes eran elegidos por los departamentos y  la de Diputados, cuyos miembros eran elegidos por las provincias.  Para ser diputado había que tener una renta mínima de 500 pesos y para ser senador lo mínimo era 1000, de tal manera que se elitizaba la política. 

Marcos Cueto y
Carlos Contreras



Estas elecciones de tipo indirecto se ajustaban a las condiciones del momento, que volvían muy difíciles las posibilidades de realizar una campaña electoral a nivel nacional. El día de los comicios los electores acudían hacia los centros de sufragio con sus guardaespaldas y seguidores del candidato al que apoyaban -todos armados- lo que demuestra lo agitadas e incluso violentas que podían ser las elecciones. Al parecer, que haya heridos y hasta muertos, era algo normal.

Tomás Gutiérrez con la banda presidencial
Bigotudo como Manuel Merino de Llama

                                                                                                   
LA REBELIÓN Con todos los cuarteles tomados, al día siguiente Tomás, que era el Ministro de Guerra de Balta, es proclamado por Marceliano y el batallón Zepita, Jefe Supremo de la República, pero su mandato no duraría mucho, pues fuertes protestas en las calles de Lima y Callao precipitaron su caída. El 26, Silvestre fue muerto en un tiroteo en la estación de San Juan de Dios y en represalia, Marcelino ordena eliminar a Balta en su celda. Marceliano es abatido tras la toma del Real Felipe y Tomás,  refugiado en el cuartel Santa Catalina, es linchado. Sus cuerpos son arrastrados hacia la Plaza de Armas. Los  cuerpos de Tomás y Silvestre son desnudados y colgados de las torres de la Catedral. Al día siguiente los tres hermanos fueron quemados.  Sólo Marcelino logró escapar hacia Arequipa. Todo había durado cinco días. El 2 de agosto Pardo asume la Presidencia.

Momento en que los soldados ingresan violentamente  por orden de Mercelino Gutiérrez a la celda donde  se encontraba prisionero el presidente Balta. Arriba,  los cuerpos de Tomás y Silvestre Gutiérrez colgados de las torres de la Catedral de Lima, luego que  fueran linchados y sus cuerpo desnudados por la turba

Purgó prisión por varios años y al ser indultado por Pardo se retiró a Arequipa, donde  vivió en el anonimato. Cuando Chile invadió territorio peruano, Marcelino salió del retiro y se enlistó en las tropas del Coronel Leiva. Estuvo a cargo del batallón Legión Peruana en Arequipa. Participó en la defensa de Lima,  luchando en al batalla de San Juan de Miraflores de 1881. Logró sobrevivir y se instaló en Arequipa, donde se dedicó al cuidado de la tierra. También estuvo a cargo de la gendarmería de la ciudad y después trabajó en la prefectura. En 1904 murió de un ataque al corazón, en plena República Aristocrática.

Catedral de Lima después del linchamiento de los hermanos Gutiérrez. Tomás y Silvestre cuelgan de sus torres. Invaluable fotografía de los estudios Courret?. Al día siguiente los cuerpos fueron bajados y junto al  de Marceliano fueron quemados en una pira armada en medio de la plaza con maderos de una panadería de propiedad de Silvestre Gutiérrez, que también fue asaltada.

UNA VERSIÓN ALTERNATIVA

Margarita Giesecke

Contraria a la versión oficial, la historiadora Margarita Giesecke sostuvo que la rebelión de los Gutiérrez podría haber sido parte de un autogolpe de Estado orquestado por Balta en complicidad con Tomás Gutiérrez para evitar la transferencia del mando, pero que por la ambición de su Ministro de Guerra, se habría salido de control. Sostiene además que  en realidad la reacción popular contra los golpistas estuvo dirigida por miembros del Partido Civil y que tales disturbios se habían iniciado días antes de la rebelión de los Gutiérrez y subsistieron varias semanas después de finalizada. Esto haría suponer que tal violencia era fruto de la crisis social y económica de entonces, hábilmente manipulada por los miembros del Partido Civil para no perder la oportunidad de gobernar, al mismo tiempo que protegían los almacenes y tiendas de Lima y Callao donde se guardaban o vendían los productos importados por estos y que habían puesto al borde de la quiebra a muchos artesanos.

Reforzando esta idea, hay quienes piensan que todo fue orquestado por Pardo, quien al ver frustradas sus aspiraciones presidenciales a causa de la rebelión, hizo creer al pueblo que fueron los Gutiérrez quienes asesinaron al presidente Balta, cuando la realidad habría sido que la turba que mató a los hermanos golpistas, también mató al Presidente cautivo, y que esta turba estaba formada por matones contratados y emborrachados por Pardo y el Partido Civil. Estos suceso habrían sido encubiertos por los diarios de la época, ligados al Partido Civil, echándole toda la culpa de lo acaecido a los hermanos Gutiérrez.

Grabado de la época donde se muestra el momento en que la turba traslada el cuerpo de Marceliano Gutiérrez que horas antes había sido desenterrado de una fosa común en el cementerio Baquíjano del Callao, para ser colgado de la Catedral de Lima
Detalle del linchamiento del cadáver de Marceliano Gutiérrez
En la foto perteneciente a los archivos de la Bilioteca Nacional del Perú, se aprecian, en acercamiento, los cuerpos de Tomás y Silvestre Gutiérrez colgados desnudos de las torres de la Catedral de Lima
Grabado que muestra el momento en que los cuerpos
de los hermanos Gutiérrez fueron quemados en la
Plaza de Armas de Lima

Video de A la vuelta de la esquina, conducido por Gonzalo Torres, donde se representa la rebelión de los hermanos Gutiérrez.

https://www.youtube.com/embed/3nA-8rL8zdg?feature=player_embedded


Publicado por CÉSAR GONZÁLEZ D.

Etiquetas: Guerras y Conflictos, Historia Peruana, Revoluciones, Siglo XIX

La Rebelión de los Hermanos Gutiérrez
CINCO DÍAS QUE PUSIERON EN PELIGRO LA DEMOCRACIA

https://porlasendadelahistoria.blogspot.com/2013/02/la-rebelion-de-los-hermanos-gutierrez.html
26 de febrero de 2013

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s