.@glocalreporting ::: La JÓVEN #generación_política #peruana : « Vale la pena LUCHAR ».@derspiegel via @dafairlie.

Con sus #protestas_masivas, los #peruanos han obligado a #dimitir al #presidente_interino #Manuel_Merino. Pero quieren aún más, sobre una #generación_joven que se ha #despertado.

Se convirtieron involuntariamente en héroes de la joven generación que derrocó al presidente interino Manuel Merino en Perú: los estudiantes Inti Sotelo, de 24 años, y Bryan Pintado, de 22, fueron francamente ejecutados por policías durante las protestas en Lima el fin de semana pasado, como fue el caso del informe forense. Muestra: Bryan Pintado recibió diez balas de plomo en el cráneo, cara, cuello, brazo y pecho, Inti Sotelo recibió cuatro balas, una de las cuales entró en el corazón.

Los dos jóvenes se habían unido a las protestas masivas en Perú después de que el Congreso destituyó al presidente Martín Vizcarra de su cargo hace casi dos semanas por acusaciones de corrupción: miles de personas han salido a las calles en muchas ciudades todos los días desde entonces. Creen que Vizcarra fue derrocado porque políticos corruptos se aferraron al poder. Como el presidente quería tomar medidas contra el pantano de la corrupción, había apoyado reformas contra la reelección y la restricción de la inmunidad parlamentaria.

Un manifestante sostiene un cartel con los rostros de Inti Sotelo y Bryan Pintado
Foto: Aldair Mejia / EPA-EFE / Shutterstock

Alejandra Thais, de 24 años, también estuvo en las protestas y experimentó una violencia policial que fue más brutal que nunca. « Nos atacaron con bombas lacrimógenas y nos dispararon con perdigones, pero no al aire para asustarnos, nos apuntaron ». Ella y sus amigos huyeron de las bombas lacrimógenas, también ayudaron a otros manifestantes que ya no veían nada. o soportar el olor.

Cientos de personas resultaron heridas por la policía durante las protestas masivas, y decenas fueron arrestadas y desaparecidas hasta por tres días. Pero los manifestantes, incluidos muchos adolescentes y adultos jóvenes, no permitieron que los echaran de la calle.

« Sentimos que, de lo contrario, nunca habría otro momento de estabilidad o esperanza », dice Thais. « Ha habido tantos gobiernos sucesivos y tantos presidentes que han demostrado ser corruptos que la gente está cansada de ver a estas personas en el poder ».

La muerte de Inti Sotelo y Bryan Pintado fue la caída que rompió el barril: el domingo pasado, el presidente interino Manuel Merino tuvo que renunciar después de solo cinco días en el cargo. Ahora se supone que el político de centro-derecha Francisco Sagasti liderará los asuntos del gobierno hasta las elecciones del próximo año, pero la generación joven en Perú aún no está satisfecha.

El nuevo presidente interino Francisco Sagasti se hace cargo de un país en crisis
Foto: / AFP

Las protestas masivas también movilizaron a muchos jóvenes peruanos a quienes durante mucho tiempo no les importó lo que estaba haciendo el gobierno. Rocío Rojas, de 24 años, antes era apolítica, apenas obtenía información, tenía la sensación de que la política no tenía nada que ver con su vida. « Eso ha cambiado por completo », dice la diseñadora gráfica e ilustradora limeña.

Sus dos primos, de 20 y 23 años, también salieron a las calles por primera vez en sus vidas para protestar “contra el juego equivocado del gobierno”: “Parecía una gran injusticia que el presidente fuera por motivos personales Los intereses de algunos congresistas corruptos deberían cancelarse en medio de la pandemia ”, dijo Rojas.

Para Rocío Rojas, de 24 años, la política y la protesta solo han jugado un papel más importante este año
Foto: Gianfranco Peraza Arce

Los tres se han politizado a través de las redes sociales. En WhatsApp, Facebook, Instagram o TikTok, los jóvenes peruanos han traducido la compleja crisis del Estado en simples consignas en los últimos días y convocaron protestas, compartieron videos en los que la policía ataca brutalmente a los manifestantes.

Influenciadores internacionales como la venezolana La Divaza, a la que siguen más de diez millones de personas en YouTube, y el español Jorge Cremades con más de un millón de fanáticos, se solidarizaron con los manifestantes.

“Esta vez, la noticia nos llegó mucho más directamente a través de las redes sociales, y explican lo que está pasando de una manera muy condensada y fácil de entender”, dice Rojas. Pero también cree que la crisis del corona virus y sus consecuencias directas para la vida cotidiana han sacudido incluso a los peruanos apolíticos en los últimos meses. Durante la pandemia, se volvió más consciente de cómo las decisiones políticas y la mala gestión dan forma a la vida cotidiana.

Corona hotspot: Perú tiene una de las tasas de mortalidad por habitante más altas del mundo
Foto: Rodrigo Abd/dpa

El gobierno impuso un estricto bloqueo en marzo, pero el virus aún se está propagando rápidamente. Según información oficial, alrededor de 940.000 peruanos han sido infectados con corona hasta el momento, con más de 35.000 muertes por corona, el país con 32 millones de habitantes tiene una de las tasas de mortalidad más altas del mundo.

El sistema de salud está enfermo, los hospitales están abarrotados, el oxígeno escasea; los peruanos adinerados compran oxígeno a precios exorbitantes en el mercado negro.

Las consecuencias económicas de la pandemia afectaron especialmente a los pobres. Alrededor de dos tercios de la población trabaja en el sector informal, quien pierde su empleo no está cubierto y la ayuda del gobierno es insuficiente. Mientras tanto, parte de los fondos estatales destinados a luchar contra la corona fluye a los bolsillos de empresarios y políticos corruptos.

El Ministerio Público de Lucha contra la Corrupción investiga en la actualidad más de 120 denuncias por irregularidades en la compra de equipos médicos o agentes de limpieza y desinfección, y más de 300 denuncias de mala gestión en la compra y distribución de alimentos. Los escándalos parecen pura burla para los millones de personas que se mueren de hambre. « La pandemia ha contribuido a crear una conciencia colectiva », cree Rocío Rojas. « Todos nos despertamos ».

Cuestionando el status quo

Cecilia Quiroz, quien vive en la ciudad de Tacna, de 86.000 habitantes, cerca de la frontera con Chile, cree que las protestas masivas fueron solo el comienzo. Los jóvenes peruanos acaban de aprender una lección importante: « Si nos organizamos un poco más, se pueden producir grandes cambios », dice. « Vale la pena luchar, vale la pena movilizarse, y hemos creado una nueva normalidad ».

Cecilia Quiroz, 25, de Tacna: « Vale la pena pelear »
Foto: privada

Aunque el nuevo presidente interino Sagasti intentará contener el malestar, el historiador Quiroz asume que la juventud seguirá saliendo a las calles. Ella cree que los jóvenes también se inspiran al mirar al país vecino: en Chile, las protestas masivas han llevado a concesiones desde el año pasado; los chilenos recientemente votaron en un referéndum que la constitución, que es considerada una reliquia de la Se aplica la dictadura de Pinochet.

Esto también pone a prueba el modelo social y económico neoliberal de Chile: una de las demandas del movimiento de protesta es, por ejemplo, que sectores centrales como la educación, el agua o la salud sean en el futuro controlados más por el Estado que por empresas privadas.

También en Perú, la desigualdad es enorme: en Cajamarca, en el norte de Perú, donde Quiroz creció, ha visto a una minoría enriquecerse con las minas desde la infancia, mientras los trabajadores son explotados, la naturaleza se destruye y las aguas subterráneas se contaminan. Como estudiante, Quiroz protestó contra la mega mina de oro y cobre Conga, situada en la región.

Al igual que en Chile, los ciudadanos de Perú hacen audible su enfado golpeando ollas y sartenes a los »cazeroleros« Foto: Rodrigo Abd / dpa

« La desigualdad social no es nada nuevo aquí, pero las consecuencias de más de 30 años de neoliberalismo se están mostrando con gran severidad en la crisis de la corona », dice. “El gobierno nos dice que nos lavemos las manos con regularidad, pero casi ocho millones de personas no tienen acceso a agua potable y muchos lugares no tienen sistemas de alcantarillado. Las clases se imparten de forma digital, pero alrededor de seis millones de familias no tienen Internet « .

Cecilia Quiroz se compromete a asegurar que Perú también obtenga una nueva constitución y hace un llamado a la población a discutir sus ideas para un nuevo Perú. También quiere que las empresas ya no puedan financiar partidos políticos, porque de lo contrario solo cuentan sus intereses económicos, y que la policía ya no pueda matar ni torturar con impunidad. En regiones más remotas, la policía a menudo ataca brutalmente a los trabajadores o los pobres: los asesinatos de Inti Sotelo y Bryan Pintado han hecho que la violencia sea visible para los residentes de la ciudad capital en Lima.

Esta contribución es parte del proyecto Global Society

Bajo el título Sociedad global, reporteros de Asia, África, América Latina y Europa informan sobre las injusticias en un mundo globalizado, los desafíos sociopolíticos y el desarrollo sostenible. Los reportajes, análisis, series de fotos, videos y podcasts aparecen en la sección internacional de SPIEGEL. El proyecto es a largo plazo y contará con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF) durante tres años.

Perus junge, politische Generation »Es lohnt sich zu kämpfen«
@glocalreporting
22/11/2020
https://www.spiegel.de/politik/ausland/peru-die-jungen-entdecken-ihre-politische-macht-a-a77b820f-abff-4605-a3bd-a17a6d3813f3

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s