.@lemondefr ::: « La #ciencia está en su #infancia ante los ENREDOS de los #seres_vivos »… El #primer_rasgo del #evento_pandémico es la #asombrosa_relación que establece entre lo #LOCAL y lo #GLOBAL. #Isabelle_Stengers: Resistir la #barbarie que se avecina.

Isabelle Stengers es profesora de filosofía de la ciencia, jubilada de la Université libre de Bruxelles. Después de haber estudiado durante mucho tiempo la construcción de discursos y conceptos científicos y las relaciones entre ciencias y poderes (« La invención de las ciencias modernas », La Découverte, 1993), analiza los riesgos que el ideal científico-capitalista plantea a los seres vivos (« El tiempo de las catástrofes ». « Resistir la barbarie venidera », La Découverte, 2008) y emprende una lucha intelectual por una refundación de las relaciones sociales y biológicas (« Reactivar el sentido común ». « Lectura de Whitehead en tiempos de debacle », La Découverte) basado en el pensamiento del matemático británico Alfred North Whitehead (1861-1947).

¿Qué nos muestra la interrupción causada por el virus sobre la fragilidad del sistema de crecimiento en general?

El primer rasgo del evento pandémico es la asombrosa relación que establece entre lo local y lo global. Si bien está vinculado a los desórdenes ecológicos provocados por la explotación total de los seres vivos y su entorno, este evento tiene como punto de partida un asunto hiperlocal: un ser, que sólo existe para esta rara eventualidad, se encuentra con una bienvenida. anfitrión, con quien, gracias a quien, podrá participar en la aventura de la vida.

Tal encuentro es perfectamente contingente, incluso si los virus siguen mutando, es decir, aumentando la probabilidad. Pero ella le abrió un destino asombroso, muy diferente al de sus primos, que participan más o menos pacíficamente en la vida de murciélagos o pangolines. Lo que, para el virus, es el cumplimiento de su primera y última vocación, ha logrado despertar lo que no ha podido provocar una amenaza que, por su parte, es global y predecible: la del desastre climático, cuyos precursores son los corredores. multiplicando hoy. Por supuesto, las catástrofes ahora se suceden, imponiendo el hecho de que hay « como un problema », pero parece entendido que éste habrá que solucionarlo respetando el imperativo del crecimiento. Cualquier otra cosa es inconcebible. El éxito viral, sin embargo, provocó lo inconcebible.

Hay un contraste bastante asombroso entre el desorden climático, explicable, implacable e indiferente a sus consecuencias, y el virus, príncipe del oportunismo, que existe sólo gracias a las consecuencias que provoca, pero sin explicarlas. Porque el virus no explica los efectos del encuentro, y mucho menos el « alto » si no del mundo, en todo caso de todo lo que circula por este mundo. Más bien, fue este mundo el que se quedó atascado en su terrible experiencia. Pánico generalizado, excepto en África, donde se conocen epidemias.

¿Los gobiernos, los expertos y la opinión pública reafirmaron en esta ocasión su confianza en la ciencia?

Nuestros funcionarios nos dicen que se sorprendieron, que no estaban preparados para esto. Pero eso significa que no pudieron o no pudieron escuchar a los expertos, para quienes este mundo ecológicamente devastado, donde todo se mueve en todas direcciones (excepto los migrantes), verá una sucesión de pandemias. Asimismo, no escuchan la advertencia de que nuestros monocultivos clonados son altamente vulnerables a las infecciones epidémicas. Esta incapacidad para escuchar es una forma de « idealismo », una incapacidad inculcada para tomar en serio lo que puede obstaculizar, si no solo complicar, la lógica del mercado que ahora se ha convertido en la única fuente legítima de respuestas a nuestras preguntas.

El idealista dice: « Lo sabemos, pero aún así. Aún así, las mascarillas y los medicamentos son mucho más baratos en China. Aun así, el comercio justo a tiempo es el más efectivo. Y cuando las cosas se ponen difíciles, el idealista recurre a la ciencia. Ciertamente, en cuestión de meses, los científicos han aprendido mucho del virus. Incluso pueden, a partir de sus variaciones genéticas, seguir los caminos de la epidemia. Pero cuando los expertos médicos hablan de ciencia, no sabes si reír o llorar.

Nuestras ciencias están en su infancia frente a los enredos de los vivos. Lo que, en nombre de la ciencia, piden los médicos son curas que ocurren por « buenas razones », sancionadas por datos estadísticos ciegos, pero a veces manipuladas por quienes saben aprovechar todos los idealismos, promueven todos los ciegos. No importa, están haciendo « ciencia » porque saben que, como diría Gaston Bachelard [1884-1962], « la opinión siempre está equivocada ».

¿Tiene una visión optimista o pesimista de este episodio en cuanto a nuestra capacidad común de estar, como escribió, « a la altura del mundo tal como es »?

Nuestros líderes ahora piden a los franceses que se sientan orgullosos de haber ganado si no « la guerra » contra el virus, al menos esta batalla. Es más cómico cuando se piensa en los meticulosos controles policiales, la sumisión estricta, que hacen los habitantes de los niños que se beneficiarían de la más mínima escapatoria. Tolerancia cero. Pero también es triste pensar en la angustia y la desesperación de los ancianos que murieron solos, en el sufrimiento de sus allegados. No, no existía una « capacidad común ». El virus no ha creado igualdad, ha exacerbado las desigualdades. En nombre de su amenaza, fueron los vulnerables, los conquistados, los inseguros, los racializados quienes bebieron el vaso.

Las únicas capacidades comunes que se han elevado a su altura, además de las de los cuidadores, son las de los grupos que han luchado por ayudar, cuidar, rescatar. Por ellos, no me siento con derecho a ser pesimista, pero sería una tontería ser optimista, confiar en quienes nos gobiernan. Incluso si han sido sacudidos, rápidamente serán devueltos al « camino correcto » de crecimiento que, ante todo, debe ser revivido.

Como era de esperar, el llamado a la unidad por esta causa común resonará, pero fracasará. Se topará con el recuerdo de mentiras que ocultan la irresponsabilidad fundamental de los que « saben », pero también la de la crisis de 2008, donde el rescate de los bancos se pagó con la austeridad que golpeó primero a los más pobres, que la violencia policial iba en aumento.

La pérdida de confianza en quienes nos gobiernan no es un fenómeno sociológico para discutir. Está fundado. Pero lo que generará, nadie lo sabe. Se utilizarán las diferentes formas de dividir. Se blandirán las alternativas infernales: elija entre salarios más bajos o despido. Se activará el miedo al desorden.

¿Será todo esto suficiente para sofocar los pensamientos que quizás han germinado en muchos cerebros desconcertados sobre el futuro que se avecina? Vivimos en una época de incertidumbre radical, pero el asunto Covid-19 nos habrá advertido. Estamos gobernados por « idealistas » incapaces de pensar con lo que, nos guste o no, nos espera.

Isabelle Stengers : « La science est balbutiante face aux enchevêtrements du vivant »
Entrevista de Antoine Reverchon
Publicado el 19 de junio de 2020
https://www.lemonde.fr/idees/article/2020/06/19/isabelle-stengers-la-science-est-balbutiante-face-aux-enchevetrements-du-vivant_6043456_3232.html

Isabelle Stengers, filósofa de la ciencia, explica (en francés) cómo la imaginación capitalista pone en peligro la ciencia, la democracia y el medio ambiente.
https://www.youtube.com/watch?v=WTHVqvH2Bvg&ab_channel=AtelierdesDroitsSociauxAsbl

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s