.@LifeSansBldgs #Italo_Calvino ::: #Ciudades_visibles: #Massimo_Scolari en #Yale, #Sueño#_de_una_sombra…

#Italo_Calvino did not necessarily listen to everything #Massimo_Scolari said when he spoke to him about #architecture, but the attention of the #Italian_writer was captured when he learned that the young man was…

Italo Calvino no necesariamente escuchó todo lo que dijo Massimo Scolari cuando le habló de arquitectura, pero la atención del escritor italiano se acaparó cuando supo que el joven también era pintor. En la vida de los escritores siempre hay un momento en el que, ante un lector, hay que reconciliar imaginarios en conflicto. El escritor está llamado a explicar o defender lo que para él es intuitivo y personal. Pero cuando Calvino conoció al joven Scolari en esa fatídica víspera de Año Nuevo, se encontró con una extraña petición: representar las Ciudades Invisibles.

Italo Calvino did not necessarily listen to everything Massimo Scolari said when he spoke to him about architecture, but the attention of the Italian writer was captured when he learned that the young man was also a painter. In the lives of writers there is always a moment when, confronted by a reader, conflicting imaginaries must be reconciled. The writer is called upon to explain or defend what is, to him, intuitive and personal. But when Calvino met young Scolari on that fateful New Year’s Eve, he was met with a strange request: to depict the Invisible Cities. The obvious problem, which the writer was quick to point out as he politely rejected the painter’s inquiry: The cities were invisible. They existed only within the mind. Yet in Scolari’s pleas, Calvino was able to discern an urgent need that could only be met through a narration of walls and towers destined to crumble and the writer promised to send him descriptions of visible cities, intended to be given form and color. Their construction was sadly preempted by the writer’s death, yet the painter continued his pursuit, conjuring a world of cities impervious to history.

El problema obvio, que el escritor se apresuró a señalar al rechazar cortésmente la pregunta del pintor: las ciudades eran invisibles. Existían solo dentro de la mente. Sin embargo, en las súplicas de Scolari, Calvino pudo discernir una necesidad urgente que solo podía satisfacerse a través de una narración de muros y torres destinadas a derrumbarse y el escritor prometió enviarle descripciones de ciudades visibles, destinadas a recibir forma y color. Su construcción fue tristemente interrumpida por la muerte del escritor, pero el pintor continuó su búsqueda, evocando un mundo de ciudades impermeables a la historia.

Ciudades y cócteles 1

Ahora hablaré de Rudolfia, una ciudad formada de piedra y memoria, cuya gran catedral fue extraída de una montaña bajo el océano. El viajero que entra en Rudolfia debe atravesar una puerta invisible entre la iglesia y su archivo, incompleta después de más de un siglo de construcción. Al cruzar este umbral, mis compañeros y yo nos encontramos sin saberlo adoctrinados en las creencias de Rudolfia y recibidos dentro del edificio sagrado donde sacerdotes borrachos nos condujeron a través de cámaras laberínticas diseñadas para retener a sus prisioneros voluntarios. Después de vagar durante horas por el sanctum sanctorum, entramos en un salón de baile forjado con los materiales más brutales, pero emitiendo un reconfortante resplandor de ámbar profundo y el inconfundible estruendo de los eruditos en juerga. Seguramente se trataba de una celebración festiva.

Los muros de la catedral no estaban adornados con tapices o vidrios de colores, sino con ventanas relucientes que miraban hacia ciudades escondidas y reinos inimaginables. No se parecían a ningún otro lugar que hubiera visto nuestro grupo de viajeros, pero recordaban vagamente a un constructor de la tierra de Marco Polo. Como la propia Rudolfia, el mundo detrás del cristal estaba hecho de ruinas que de alguna manera se han escapado de los grilletes del tiempo; ruinas que permanecen intactas por los estragos de la naturaleza y no afectadas por la fragilidad de la memoria. Vimos Building Mountains dar forma al cielo y Ozymandias esperando ser recordado mientras pintores muertos buscaban ciudades bíblicas esculpidas en las arenas del desierto. Aunque cada vista revelaba una ciudad diferente, compartían una característica misteriosa: la presencia de un solo viajero, volando por el aire en un extraño planeador de madera. Era un alma gemela, de eso estaba seguro, un compañero explorador al servicio de su propio rey.

Se decía que estas ventanas, estos portales a través del espacio y el tiempo, presentaban ciudades imaginadas por un brillante arquitecto cuyos diseños evocan tanto la inundación como la fuga, cuya obra de vida abarca siglos que transcurren en décadas. El suyo es un mundo donde el pensamiento se manifiesta como pura forma y color, destinado a permanecer inconstruido en el nuestro, aunque no menos real. Seguramente, un lugar así debería existir solo dentro de las páginas de un manuscrito iluminado, sin embargo, por alguna transfiguración mística, se hacen realidad por la presencia de los mismos juerguistas. Porque en Rudolfia hay una magia, o quizás una ciencia, que hace que la memoria se vuelva corpórea. Una palabra descuidada puede conjurar fantasmas o manifestar castillos en el aire. Tales riesgos son necesarios, se nos reveló en secreto, porque la gran catedral de piedra de Rudolfia está construida sobre cimientos de vidrio y el tintineo de la cristalería unido a la repetición de encantamientos cosifica la arquitectura de la ciudad.

Cuando mis compañeros y yo partimos de Rudolfia, con el ánimo en alto y la mente nublada, miré hacia atrás para echar un vistazo final a la enorme y brutal catedral. Para mi sorpresa, a medida que la noche se alargaba y los sonidos de la juerga se debilitaban, la catedral misma comenzó a desmaterializarse. Donde una vez estuvo, un planeador cuervo construido a partir de los restos de un puente o barco se elevó hacia el cielo nocturno, su viajero sin rostro liberado de la mente y la página del arquitecto. Un heraldo silencioso y nocturno de El fin de la ciudad.

[Massimo Scolari: La representación de la arquitectura se extiende hasta el 4 de mayo de 2012
en la Escuela de Yale

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s