.@jugodecaigua ::: #Enrique_Prochazka : Qué FÁCIL es OPINAR estando adentro… o la supuesta #dificultad o #facilidad de #opinar #desde_adentro…

Cuando los #pillos de #poca_monta caen en las #grandes_ligas


Como todo #peruano que vive en el #extranjero, allá afuera recibo mi #sobredosis de #comentarios que #desprecian las #opiniones_sociales o #políticas acerca del #Perú que vertemos los #migrados. Dar contra a esta #tendencia_narcicista es ocioso e inútil, pero aprovecharé mi mes de #visita al terruño –transcurrido entre las localidades de #Barranco, #Tupicocha, #Canchacalla, #Villa_El_Salvador, #Maras, #Miraflores, #Urubamba, #Huayoccari y #Surquillo– para acceder a la #supuesta_dificultad o #facilidad de #opinar #desde_adentro. 

No voté en estas elecciones. Sí dije que era preferible un conjunto de mafias pequeñas y desorganizadas a una grande y ya experta. Medio año más tarde no siento que me haya equivocado en ese juicio, pero vale actualizarlo y afinarlo.

El Perú está siendo gobernado como una UGEL, una Unidad de Gestión Educativa Local. Una mal gestionada y corrupta, desde luego. También podría tratarse de una Red de Salud con malos manejos, o del esquema de mañoserías municipales típicamente instaladas en una provincia chica o en un distrito grande. Sucede que tal es la escala donde las “pequeñas” experiencias de corrupción –oferta de puestos de trabajo a cambio de favores sexuales, venta de CAS, colusiones y nepotismos, contratitos amañados, intercambio de favores– pueden pasar desapercibidas por los distintos mecanismos de fiscalización. Contraloría queda demasiado lejos; la radio local es cooptada y el único periodista que levanta la voz solitaria es amenazado o silenciado a la mala.

¿Qué es una Unidad de Gestion Educativa Local? Es una instancia de ejecución descentralizada del Gobierno Regional con autonomía en el ámbito de su competencia, que depende administrativa,  normativa y técnicamente de la Dirección Regional de Educación.

Como se ha relatado muchas veces, durante las vacas flacas de los 90 el MEF hizo un vasto esfuerzo regulatorio para hacer difícil el gasto; la poquísima inversión se dirigía a levantar el PBI, o nada. Cuando nos fue mejor en la recaudación, obligado además por un modelo descentralizador populista, el MEF optó por deshacerse de gran parte de la responsabilidad del gasto directo, asignándolo a regiones malamente capacitadas para gastar e invertir con eficacia. Naturalmente, trató de exportar hacia abajo los estrictos candados del presupuesto nacional, en la forma de partidas protegidas y restricciones y plazos de movimiento de fondos entre ellas: pero esta ferocidad top-down nunca llegó muy abajo en la pirámide; se agotó en las gerencias regionales. El resultado es que robar dinero público –o beneficiarse en lo privado de su circulación– siempre ha sido más sencillo en las instancias más bajas de la jerarquía, donde la fiscalización de gasto público apenas existe. 

Lo notorio es que en las UGEL o municipalidades del interior estos manejos “desapercibidos” por la flacura fiscalizadora central NO son vistas como corrupción, ni por la población en general ni por los protagonistas. Como colectividad (y como individuos que acceden a los cargos), han crecido bajo la égida de un sistema de turnos que, a mi entender, hunde raíces en nuestra distribución ancestral del poder, basada en rondas de encargaturas, padrinazgos temporales, etc.: pero ese es otro tema. 

Se ha escrito mucho acerca de cómo la debilidad de nuestro sistema de partidos hizo que la contienda política a escala local sea poco más que un tira y afloja entre banderías dedicadas al hurto menor y, más recientemente, entre intereses de lavado de dinero ilegal. Pero el éxito de un emprendimiento incita a su expansión: en ese paraíso emprendedor que es el Perú, las mafias locales crecieron a regionales pero allí (en Ancash, por ejemplo) empezaron a ser más visibles para el control, a rozar con el MEF, Contraloría, fiscalías anticorrupción, etc. Los Dinámicos del Centro es apenas el más conocido entre varios de estos grupos a los que les ajusta el saco regional: sus torpezas no funcionan a esta escala, los conducen a la cárcel. 

Pero ahora se han sacado la extraña lotería que aquí llamamos “elecciones generales”, y han aprovechado esta oportunidad impensada y súbita para huir hacia arriba: para apoderarse de la ejecución sectorial –ya que no parecen poder tomar directamente el MEF– e intentar establecer un cleptoestado. Por ahora nos salva, como es evidente, su completa ineptitud para la tarea, su escaso entendimiento de la escala. Ministros que piden 15.600 soles de sueldo para su asistente de despacho –con la idea de sacudirlo bocaabajo– y se sorprenden de que su propia oficina de presupuesto no lo permita; viceministros que, como hacían hace un año en el sótano de la UGEL, piden un almuercito a cambio de firmar una conformidad. Bruno Pacheco y el “arracimado” Condori son jugadores de este pobre nivel. Sin embargo, este berenjenal está afianzando un gran número de pistas y operandi modi diferentes, a escalas e intensidades aún más diversas, algunas mucho más peligrosas. Porque está convocando al dinero grande: el MTC vuelve al mercado y el Congreso se ha alineado con el proyecto (vamos, ya era suyo: las universidades bamba no son sólo una estafa educativa, son las necesarias herramientas de lavado que los cárteles extrañan).

Entre el cleptoestado y el narcoestado resta sólo una membrana delgada, porosa, y pegada con la babita de la prensa independiente.

Un final sombrío. No hay, en el millón doscientos ochenta y cinco mil doscientos quince kilómetros cuadrados de la superficie del Perú, actores o agentes capaces de cambiar esta espiral descendente, no digamos ya de alterar positivamente el rumbo de nuestra colectividad sociopolítica. El horizonte temporal en el que existen nuevos agentes locales capaces de lograr esos efectos positivos es siempre “la próxima generación”, que desde luego está siendo educada por esta, y por la web. Esto no significa que el Perú no tenga solución: pero ahora sospecho que tendrá que venir del subsuelo, del espacio, o de afuera. De adentro, me temo que ya no.

Enrique Prochazka es narrador, experto en políticas públicas, inventor y montañista. Estudió Filosofía y Antropología en la PUCP y Arquitectura en la URP. Ha sido Secretario de Planificación Estratégica del Ministerio de Educación, Secretario General de MININTER y miembro del Consejo Superior del Deporte. En Hispanoamérica es considerado un escritor de culto. Vive en Estocolmo.

Qué fácil es opinar estando adentro
17/02/2022

https://jugodecaigua.pe/que-facil-es-opinar-estando-adentro%EF%BF%BC/

39 comentarios

  1. Lucho Amaya Responder 17 de febrero de 2022, Permiso para decir, respetuosamente, lo siguiente:
    1. Pienso que ya no corresponde decir que nuestro voto fue el mejor o el menos malo (yo voté por Keiko). Vivimos una realidad y sobre esta realidad debemos enfocarnos o centrarnos.
    2. La solución a la crisis permanente en que vivimos vendrá no sabe de dónde pero no de adentro presume, y por la razón que expone (quién educa a la «próxima generación»)… Y si, es todo un tema eso, es el tema crítico en verdad; sin embargo no todo está podrido, no todos estamos podridos (estemos adentro o afuera)… Cómo hacer para darle impulso a ese sector (menor, honrado, eficiente) o para que ese sector (menor, honrado, eficiente) tome impulso por si mismo (adentro o afuera)… Y me despido, porque he empezado a divagar.
    Saludos
    • Enrique Prochazka Responder 17 de febrero de 2022, Completamente de acuerdo con 1); sin embargo, repito que el hecho de no haber votado me privó o alivió de las peores partes del dilema ético. En cuanto a 2), no alcanzo a presumir que «todo esté podrido», lo que afirmo es que las fuerzas incólumes no suman lo que hace falta, o bien carecen del punto de aplicación de la palanca moral para mover la maquinaria política (en el mejor sentido) en una dirección aprobada por todos.
      • Lucho Amaya Responder 18 de febrero de 2022, Gracias por su atención.
        Regreso para decir que de ser Keiko quien mandara, la situación de caos no sería distinta a la actual, lo creo; y porque las, todavía vírgenes (desde el conocimiento social) fuerzas de Castllo_Cerrón a las que se agregarían, exitadas, las de Verónica, caviares, y demás rojos y rosados, y con razón o sin razón, estuvieran haciendo hasta lo imposible por vacarla, y en todo el territorio nacional, y con muertos y heridos… y en nombre del «pueblo»… que es lo que dirían los vírgenes.
        Aparte, ha hecho alusión, en otra respuesta, a mi compañero Alan García, bueno, yo discrepo con su apreciación sobre él.
        Otro saludo y gracias nuevamente por su atención.
  2. Jean schmitz Responder 17 de febrero de 2022, Soy belga de nacionalidad,y peruano desde noviembre 2020 por matrimonio, pero sobre todo porque amo y trabajo en este bello país desde hace más de 20 años. No he podido votar ya que al recibir mi DNI ya se había cerrado el padrón electoral. Me tocará las elecciones municipales, Barranco donde hay más de 10 candidatos que se presentan o se representan por un segundo periodo desde que haya descansado 4 años, para volver a «dirigir» el distrito, y sobre todo ganar plata. No pude votar por las presidenciales, pero si hubiera podido, de ninguna manera hubiera votado por Keiko, por la mafia, por principio ético. Tampoco había pensado en votar por Castillo. Como la mayoría de las veces, no votamos por uno sino contra de otro, simplemente porque no se presentan (o muy muy pocos) los políticos honestos, que trabajan por el pueblo y no por sus intereses personales. Amo a Perú, y nunca me iré de este país. Confío que las cosas pueden cambiar aunque es difícil, complicado. La sociedad civil debe reaccionar, de dejarse pisar, pero sin destruir lo bueno que ya se ha construido. Nuestra única arma de combate debe ser nuestra voz, el diálogo, exigiendo que nos escuchen. Me encanto el artículo. Gracias
    • Enrique Prochazka Responder 17 de febrero de 2022, Admirable, Jean. Gracias por tu mirada y devoción a esta tierra.
    • Diana Lorena Responder 17 de febrero de 2022, Muy certero y desalentador a la vez… en verdad no hay manera de realizar (o crear) algo que a largo plazo pueda generar una “ dirección aprobada por todos”.
      Aún tengo esperanza. Gracias por tu dosis de realidad Enrique.
  3. Rosa María Palacios Responder 17 de febrero de 2022, Que buena lectura de lo que esta pasando. La comparto plenamente porque veo lo mismo. Gracias.
    • Enrique Prochazka Responder 17 de febrero de 2022, Hola Rosa María. Gracias por compartir. Quizá nos hallamos en un parteaguas: las viejas (y no tan viejas) costumbres y formas del análisis político parecían imparables en su ánimo de hallar extrañas formas de esperanza en «las generaciones futuras», las «fuerzas vivas», o un renovado «sistema de partidos (para no hablar de la reforma judicial, que existe desde que nací)… mientras que en las semanas recientes estoy escuchando más y más voces, que apenas he intentado recoger aquí arriba, que piensan que esos son espejismos que nos distraen de una tarea de escala mayor, y que hay que empezar a discutir muy en serio.
  4. Roberto Jimenez Responder 17 de febrero de 2022, Es por eso que pienso en la teoría del caos – o el modelo de redes – donde cada (nodo) es lo que describes como poder distritos o regional o central – y cada una de sus interacciones/ pueden ser entendidas como (fuerte – mediana o pobre) y así dar énfasis a dar mayor cabida de desarrollo a esos nodos – pero dependiendo que tan fuerte son sus Interacciones- esto explica – porque estando en (crisis) los nodos centrales – lo restante mantiene sus interacciones como si nada pasase – y reflejado en los indicadores económicos actuales – al final pienso qué hay mucho que hacer – pero tampoco tratar de cambiar esta red de interacciones
    • Enrique Prochazka Responder 17 de febrero de 2022, Hola Roberto. Qué interesante. Pienso que formas muy elaboradas de esta herramienta que esbozas realmente podrían ser de ayuda para el manejo de nuestra re pública. De hecho, esa es una de las «soluciones» que podrían venir de afuera: un poco de inteligencia. No me importa si artificial.

Continuación de los comentarios en :
https://jugodecaigua.pe/que-facil-es-opinar-estando-adentro%EF%BF%BC/

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s