.@lemondefr ::: #Antonio_Segui « argentisimo » #artista deja #huérfano al « #Señor_Gustavo »…

#Pintor, #escultor, #ilustrador, el #prolífico_creador residía en #Francia desde la década de 1960, pero se encontraba en #Buenos_Aires al momento de su muerte, el sábado 26 de febrero 2022.

« Cuando pintas un cuadro, te diviertes con todos los elementos que tienes a tu disposición. Si hay un elemento narrativo agregado, bueno, obviamente me estoy divirtiendo un poco más »…#Antonio_Segui.

Antonio Segui, artista argentino.
por Harry Bellett
@lemondefr

« Dibujo por dibujar. ¡Y dibujar es una necesidad, uno se siente bien! »

El Señor Gustavo, un hombrecito de fino bigote perdido en las grandes ciudades donde caminaba orgulloso pero desenfrenado, con traje y corbata impecables pero algo llamativos, con zapatos bicolores y sombrero de copa, es huérfano. Su creador, el pintor Antonio Segui, falleció en Buenos Aires el 26 de febrero a los 88 años, a raíz de un infarto sufrido durante una operación.

Nacido el 11 de enero de 1934 en Córdoba (Agentina), Antonio Segui había estudiado desde 1951 en la Real Academia de Bellas Artes San Fernando de Madrid, lugar que conserva una asombrosa colección de grabados de todas las épocas. ¿Es esto lo que marcó su obra con un estilo gráfico reconocible entre todos? No lo sabemos: él mismo admitió, si no la influencia, al menos el interés que tenía por el alemán, convertido en americano, George Grosz (1893-1959), ferozmente despectivo de las burlas de los berlineses de los dos guerras, burgueses adinerados, prostitutas marchitas o “caras rotas” supervivientes de las trincheras.

El mismo Segui, si a veces tuvo la línea aguda de Grosz o de Otto Dix (1891-1969), favoreció a su anónimo pero tan arquetípico Señor Gustavo. Un hombre de las ciudades, como los de sus antecesores, pero que acabó absorbido allí a fuerza de insignificancia, como tragado por las calles, integrado por las murallas. Sin embargo, en sus inicios, Segui avanzaba en la línea de Grosz, pero también de Enrico Baj (1924-2003), al menos en lo que a los temas se refiere, como una serie dedicada a los generales que se puede decir que tomaron por su rango.

Después de Madrid, hizo su primera estancia en París en 1953: evocó en una entrevista a Evelyne Artaud (con motivo de una exposición en la Villa Tamaris de La Seyne-sur-Mer en 2010) el recuerdo de artistas practicando un Volvió a la Argentina en 1955, se involucró (por la izquierda) en la política, lo que lo metió en problemas.

“ni pintura abstracta ni figurativa, una pintura de posguerra algo triste”.

Durante los años de la dictadura en Argentina (1976-1983), mientras vivía en Francia, fue privado de su pasaporte. Un desamor para este viajero impenitente. De joven recorrió América Latina, llegando hasta México, donde vive para aprender las técnicas de grabado del colectivo Taller de Gráfica Popular. En 1962-1963 fue seleccionado para una Bienal Internacional de Jóvenes Artistas en Conoció a los marchantes Claude Bernard y Jean-François Jaeger, quienes le ofrecieron una exposición cada uno, decidió quedarse.

En su estudio de Arcueil (Val-de-Marne), los artistas que pasan desfilan y, a veces, se instalan. Vladimir Velickovic (1935-2019), a su llegada a Francia, Gérard Titus-Carmel y grupos de pintores argentinos. Es por tanto muy natural que desde su instalación sea reclutado en las filas de la figuración narrativa. Él mismo parecía más interesado en el espectáculo de las ciudades que Jean Dubuffet (1901-1985) presenta en la serie “Paris Circus”, muy reciente en su momento porque comenzó en 1961.

“Dibujar es una necesidad”

Pero también le confió a Evelyne Artaud la importancia de su primera juventud: Nos atrevemos a esperar, sin embargo, que no los viera con los pantalones en los tobillos, como representa de vez en cuando a El Señor Gustavo.
“Mi trabajo es principalmente el recuerdo de mi infancia y no recuerdo haber visto a mi padre o a mi abuelo sin sombrero. »

En 2005, el Centro Pompidou dedicó una retrospectiva a su obra sobre papel y, en 2019, la Biblioteca Nacional de Francia (BNF) exhibió una cincuentena de sus obras. En esta ocasión, donó 500 piezas a la BNF, estampas, portafolios y libros ilustrados. Favoreciendo el dibujo, abundante, pero basado en una composición extremadamente rigurosa, sus pinturas evocan a menudo las tiras cómicas. dijo a su interlocutor, Y para agregar: Confesión de un artista que veneraba a Kafka por su representación de la vida, absurda pero también llena de humor trágico.

Muere en #Buenos_Aires el gran #artista_argentino
ANTONIO SEGUI.

Pintor, escultor, ilustrador, el prolífico creador residía en Francia desde la década de 1960, pero se encontraba en Buenos Aires al momento de su muerte,
el sábado 26 de febrero.

El pintor y escultor argentino Antonio Segui, figura capital del panorama artístico latinoamericano, radicado en Francia desde la década de 1960, falleció el sábado 26 de febrero a los 88 años en Buenos Aires. Creador de los míticos hombrecitos con sombrero que pueblan su obra satírica, Antonio Segui es autor de una prolífica obra figurativa de pinturas, estampas, litografías y grabados que ilustran una visión irónica de la sociedad, impregnada de nostalgia y de poesía.

Antonio Segui sucumbió a una insuficiencia cardíaca luego de una cirugía de cadera, informó el diario La Nación, citando a familiares vinculados a su familia. Nacido el 11 de enero de 1934 en Córdoba, 700 kilómetros al oeste de Buenos Aires, Antonio Segui ha organizado unas 200 exposiciones individuales durante su larga trayectoria. En Francia, fue ascendido en 2018 al rango de oficial de la Orden de las Artes y las Letras y fue miembro de la Academia Europea de las Ciencias, las Artes y las Letras.

Luego de estudiar pintura y escultura en Francia y España a partir de 1951, viajó por toda América Latina y finalmente se instaló en Francia en 1963. En el extranjero, cada día me siento más argentino”, confió, en 2018, a La Nación.

En 2005, el Centro Pompidou le dedicó la primera retrospectiva de su obra sobre papel en Francia, destacando « una obra en la que el humor y la poesía desafían todos los estilos preestablecidos ». « No veo qué más hacer que trabajar », dijo Antonio Segui a la Agence France-Presse en una entrevista en París cuando presentó en 2019, a los 85 años, una exposición de medio centenar de sus obras en la Biblioteca Nacional de Francia, a la que acababa de donar medio millar de ellos, entre grabados, portafolios y libros ilustrados.

Aunque residía en Francia, nunca dejó de regresar a la Argentina, excepto durante los años de la dictadura (1976-1983), cuando los militares incluso se negaron a renovarle el pasaporte. Su estudio de París sirvió de refugio a muchos intelectuales, artistas y músicos del siglo XX durante los años de las dictaduras latinoamericanas. « Con el arte puedes decir las cosas fácilmente, es la única forma de luchar en serio », dijo a la AFP.

Mort à Buenos Aires de l’artiste argentin Antonio Segui

https://www.lemonde.fr/disparitions/article/2022/02/27/mort-a-buenos-aires-de-l-artiste-argentin-antonio-segui_6115432_3382.html

La reflexión irónica de Antonio Segui sobre la sociedad contemporánea
El Centro Pompidou rinde homenaje a los dibujos y pinturas del artista argentino.
Philippe Dagen
@lemondefr – 09 septembre 2005 

Aquí hay una exposición de un tipo raro, que da pensar. En París, en el Centro Pompidou, en tres salas de obras sobre papel desde 1950 hasta hoy, demuestra que Antonio Segui sigue mirando el mundo. Lógicamente, debería ser, pues, uno de esos eventos, tan numerosos desde hace varios años, sobre la relación entre creación artística y análisis político. Pero apenas lo vemos allí, mientras que sus obras se sustentan constantemente en una reflexión irónica sobre la sociedad contemporánea que es inseparable de la forma de las obras.

Esta forma es gráfica y pictórica, cuando muchos contemporáneos actúan a través de la fotografía o el video; esto es sin duda lo que disuade a los comisarios especializados en arte contemporáneo de tomarlo en consideración. Se equivocan: hay tanto, o más, que entender de un Segui que de muchos informes.

Así en su serie Man In The City, a finales de los años 80: la geometrización del hombre cuyos miembros y torso acaban fusionándose con torres y fachadas sugiere que el ser humano pertenece definitivamente a un mundo estandarizado y estrictamente racional. Sus trajes con formas angulosas están pintados con manchas flotantes entrecruzadas que hacen pensar en el camuflaje.

De eso se trata: del borrado del individuo en la metrópoli. El formato ovalado también recuerda a los bodegones cubistas; pero ¿no planteó el cubismo esta cuestión de la desaparición de lo humano desde principios de siglo? Todo confluye en estas obras.

Segui se define a sí mismo con una fórmula: « Soy un mirón exagerado y observo lo que pasa en, mejor dicho, al otro lado de la calle ». La calle en Argentina, primero: nació allí en 1934 y, hacia 1960, dibujó generales pomposos, anarquistas tímidos, burgueses callados. Señaló sus siluetas con un trazo fino y quebrado, ligeras caricaturas a la manera de Grosz hacia 1916. A partir de 1962 y su instalación en París, se introdujeron en su estudio otras referencias: Dubuffet, pop, hiperrealismo, figuración narrativa, cómic latinoamericano, África, cerámica de Nazca.

Según los tiempos y los temas, Segui a veces iba por un lado, a veces por otro. Con hibridaciones, cambios repentinos, una asombrosa diversidad de estilos; y tres cualidades constantes: el gusto por las superposiciones y las transparencias, el rechazo a toda pesadez ya toda insistencia, la ironía.

La serie Pescadores en 1970, General Giraud en Italia en 1972 y Cazadores en 1984 son todas buenas obras. En cuanto a los más recientes, tres Jardines de 2005, se trata de dibujos realzados con colores ejecutados en páginas de periódicos jugando con las fotografías, blancos y negros de la tipografía. Tres repertorios de actitudes, personajes y situaciones.

« Antonio Segui, 1950-2005 », Gabinete de Artes Gráficas, Centre Pompidou, Paris-4th.

https://www.centrepompidou.fr/fr/programme/agenda/evenement/cy6RjA

La réflexion ironique d’Antonio Segui sur la société contemporaine
Philippe Dagen

09 septembre 2005 

https://www.lemonde.fr/culture/article/2005/09/09/exposition-la-reflexion-ironique-d-antonio-segui-sur-la-societe-contemporaine_687493_3246.html

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s