.@michael_redzich ::: #Ciencia_ficción_ANDINA: TRAMPAS y POSIBILIDADES… #ciberchamanismo, #cosmopolitismo, influencia de las #culturas_precolombinas, un #espacio_fecundo. Por Daniel Salvo @cifiper @LatAmLitToday.

Una vez que entendemos la #ciencia_ficción como una #forma_de_escribir, o como un #método, nuestra #ubicación, #idiosincrasia y #estilos_de_vida como #ciudadanos_andinos nos colocan en una #posición_envidiable.

Cuando Marcelo Novoa me pidió que colaborara en un artículo sobre ciencia ficción andina, tuve la tentación de preparar lo siguiente: un resumen de países, autores y sus respectivas publicaciones. Tendríamos una especie de catálogo curioso: una buena colección de figuras de acción.

El tiempo de los resúmenes ha pasado. Los escritores (hombres y mujeres) de ciencia ficción andina, conocidos o no, dejamos de ser un fenómeno hace mucho tiempo. Esto nos permite analizar nuestra situación en el contexto actual: los peligros a los que estamos expuestos y nuestras posibilidades de crecimiento, aprendizaje y mayor circulación.

.@Ciberayllu ::: El OTRO MUNDO de #José_B_Adolph: Entrevista a #Delia_Revoredo_Sedero. #Elton_Honores_Vásquez.

Nuestros Padres: La ciencia ficción andina, quizás más que la de otros países latinoamericanos (estoy pensando en Argentina y México), no continúa en una tradición iniciada por un autor que se hizo famoso en su día por escribir ciencia ficción. Constantemente, quienes estudian el género encuentran antepasados ​​literarios dignos de elogio entre los escritores menos sospechosos, que no fueron, sin embargo, los fundadores de una corriente que acumularía adeptos. Tenemos precursores, por supuesto, pero nuestros padres fundadores son los autores anglosajones cuya obra comenzó a publicarse traducida en la década de 1950. A pesar de todo el fervor patriótico que podríamos buscar para prestarle al género, los que tenemos cincuenta años o más comenzamos leyendo Asimov, Bradbury y Clarke, entre otros. Podemos criticarlos, negar su influencia -incluso sobre los autores andinos-, pero sería extremadamente difícil encontrar un lector que no los conozca, que no identifique a ese brillante trío como ejemplos arquetípicos de lo que debería ser, al menos, la ciencia ficción. en su forma escrita.

.@redliteraria ::: DESCUBRIMIENTO, un #cuento de #José_B_Adolph… Hasta que la muerte.

Nuestro origen: Nacimos de los autores de la Edad de Oro de América del Norte, pero empezamos a escribir en la Era de la Información. Más bien, en nuestro cerebro se cruzan los textos escritos de mediados de siglo de Norteamérica y la tecnología más avanzada del siglo XXI. En parte, esto es positivo: nos permitió “ponernos al día” con el trabajo de autores de todo el mundo y ponernos en contacto, incluso cuando no logramos influirnos unos a otros. Los grupos de Yahoo, los chatrooms, las páginas web, los blogs, Facebook, Twitter y todo lo que viene a continuación cumplen el rol de las Convenciones Mundiales de Norteamérica que reunieron a autores y editores de ciencia ficción. Sin embargo, dicho todo, muchas veces no pasamos del estatus de “autores de internet” (blogs, revistas electrónicas, etc.).

.@revelhablador ::: Entrevista con #José_B_ADOLPH… »la #buena_CRÍTICA empieza con la #AUTOCRÍTICA »… @gianstagnar #Giancarlo_Stagnaro.

A nuestros Lectores: Abrirse camino como escritor en América Latina es una tarea difícil. Abrirse camino como escritor de ciencia ficción es aún más difícil. ¿Quién no ha conocido al lector que solo lee textos en inglés en traducciones? No nos engañemos: en la propia España, en Argentina o en México, las respetables preferencias de los lectores (estadísticamente hablando) se orientan hacia la última trilogía escrita por un señor o una señora mucho antes de llegar al solitario (y mucho más barato) libro de cuentos de un autor local. ¡Y los autores locales son difíciles de atrapar! Volviendo al trillado argumento de que “no hay por qué envidiar a los autores ingleses” no ha conseguido aumentar las ventas de nadie. De hecho, es más ofensivo que cualquier otra cosa, dicho como si el lector no supiera lo que quiere, como si el autor necesitara copiar a un escritor famoso para intentar enganchar a los lectores. Si un lector quiere leer China Mieville -por citar a un autor inglés contemporáneo- leerá China Mieville, sin siquiera contemplar la posibilidad de que algún ingenioso autor andino haya decidido escribir como él. Debemos respetar a “nuestros” lectores: si eligen no leer nuestro trabajo, están en su derecho.

Solo para afirmarlos aquí: esta es una lista de autores peruanos de fantasía (sin orden de precedencia ni calidad), a todos los cuales ciertamente reconozco y he leído: J. M. del Portillo, Clemente Palma, José B. Adolph, Juan Rivera Saavedra , José Estremadoyro, María Tellería Solari, Eugenio Alarco, Adriana Alarco de Zadra, Enrique Prochazka, José Guich Rodríguez, Carlos Saldívar, Alexis Iparraguirre, Pablo Nicoli Segura, L.T. Moy, Pedro Félix Novoa, Alfredo Dammert, Luis Arbaiza, Carlos de la Torre Paredes, Carlos Vera Scamarone, Jorge Revilla, Jim Rodríguez, Carlos Echevarría, Tanya Tynjala, Giancarlo Stagnaro, José Donayre, Arturo Delgado Galimberti, Carlos Enrique Freyre, Yelina Pulliti , Hans Rothgiesser, Antoanette Alza Barco, Luis Bolaños, Alberto Casado, Miguel Vallejo Sameshima, Jeremy Torres-Montero, Manuel Antonio Cuba, José Dellepiane, Raúl Quiróz Andía, Santiago Roncagliolo, César Anglas Rabines, Poldark Mego, Giuseeppe Albatrino, Beatriz Ontaneda Portal , Aland Bisso, Charles Huamaní, Iván Meza Vélez, Sebastián Esponda, Enrique Congrains Martin, Augusto Murillo, David López Alfaro, Ivan Bolaños, Piero Duharte, Enrique Sato Kawamura, Carlos Orellana, Antony Llanos Sánchez, Carlos Yushimito, Rodolfo Hinostroza, Víctor Coral , Ernesto Carlín, Jorge Ureta Ureta, Carlos Carrillo, Benjamín Román Abram, Zózimo Roberto Morillo, Rubén Mesías Cornejo and Blanca Miosi. Hay más de unos pocos, la verdad. Es hora de hacer una lista adecuada, ¿no?

.@cifiper ::: #Daniel_Salvo: “#ADOLPH desarrolla una #novelística y #cuentística INTROSPECTIVA y humanista”… @redliteraria #Carmen_Alvarez_Cucho.

También quisiera pasarles algunas obras de ciencia ficción andina que deben conocer: Lima de aquí a cien años de J.M. del Portillo (1843), XYZ (1934) de Clemente Palma, Cuentos de Juan Rivera Saavedra sociales de ciencia ficción (1976), la clásica distopía Mañana las ratas (1984) de José B. Adolph, Año sabático (2000) de José Guich Rodríguez y El mascarón de proa [ Mascarón de proa] (2005). Para no perder la fama, debo mencionar mi propio debut tardío en la palabra impresa: El primer peruano en el espacio (2014).

.@LeePorGusto ::: #Lima_más_horrible_aún. Sobre «#Mañana_las_RATAS» [1984], de #José_B_Adolph. #Enrique_Planas.

Nuestros peligros: Siguiendo la misma línea de pensamiento del párrafo anterior, diría que el principal peligro al que se enfrenta un escritor andino de ciencia ficción es caer deliberadamente en el manierismo. Es decir, el autor (no el editor) razona brillantemente que al escribir “como gringo X”, cambiando al astronauta Caldwell por el andinauta Campos, cambiando a la NASA por alguna improbable oficina de la Comunidad Andina de Naciones y nuestro subdesarrollado futuro por un pésimo copia de algún centro comercial en California, él o ella estará prácticamente abrumado con los lectores. Supongo que es posible (todo es posible), pero estarían escribiendo un patético ejemplo de “ciencia ficción regional” que podría abrir la puerta a imitaciones y secuelas, más allá de dar mala fama a la ciencia ficción.

Otro gran peligro es la falta de profesionalismo de los autores. Pasado el tiempo de los antecedentes y hallazgos históricos, nos encontramos con que el acto de escribir se vuelve cada vez más difícil. Los lectores nos hacen darnos cuenta. Ignorar las reglas más elementales de revisión y ortografía es un error imperdonable en la actualidad. Ser un escritor nuevo no es una excusa para escribir mal. En ese sentido, debemos dejar de ser “profesionales latinoamericanos”, expertos en culpar a los demás de nuestras propias faltas. Debemos dejar de creer que solo porque una idea sea original o “realmente loca”, va a interesar a los lectores. No es la historia, sino cómo la cuentas. ¿No tenías suficiente dinero para asistir a la universidad? ¿Eres un escritor dinámico hecho con más calle que oficina? ¿Crees que las bibliotecas son sólo para la burguesía? Al lector no le importará: solo quiere una historia interesante, CUIDADOSAMENTE REVISADA.

El último gran peligro, que compartimos con los autores realistas y otros, es que el gran poder e influencia que ejercen las grandes editoriales sobre nuestro oficio. Sí, esas grandes editoriales transnacionales: las que constantemente criticamos hasta el día en que se dignan admitirnos en su plantilla. Es como el fútbol: comienzas con un equipo pequeño, luego pasas a las ligas menores y luego llegas a la escena nacional… eventualmente, serás parte de un equipo que tiene juegos en Fox Sports o algún canal similar. . Tal vez sea cierto que muchos autores se negarían a contratar a una transnacional, pero ¿qué otro tipo de editorial tiene suficientes recursos para invertir (si así lo desea) en promocionarnos como autores? Edición cuidada, portadas cuidadas, correctores de estilo a tu servicio, entrevistas en periódicos, participación en eventos internacionales… No somos monjes, ese mundo editorial existe, y es tan tentador como cualquier otra cosa. El peligro surge sólo cuando creemos que es sinónimo de calidad literaria: un autor no siempre está al día en marketing, que ya sabemos; no intentes vendernos el mejor producto disponible, sino convencernos de la necesidad de consumir un producto al límite de nuestra calidad deseada. Si esto también es bueno, seamos agradecidos por ello.

Nuestras Posibilidades: Por un lado, tenemos el factor temático. Una vez que entendemos la ciencia ficción como una forma de escribir, o como un método, nuestra ubicación, idiosincrasia y estilos de vida como ciudadanos andinos nos colocan en una posición envidiable. Hay todo un universo por descubrir y difundir, no solo en la región andina sino en toda América Latina, incluida la población hispana de Estados Unidos. Desde el intenso gótico caribeño de la cubana Daína Chaviano, pasando por el ciberchamanismo del chileno Jorge Baradit, pasando por el culto argentino al cosmopolitismo donde se nutren grandes escritores como Borges, Lugones y Casares, y siendo testigos de la influencia de las culturas precolombinas en los bolivianos. , autores ecuatorianos y peruanos, más la creciente contribución dominicana; hemos pasado de un espacio vacío a uno fecundo que debemos aprender a asimilar. Es una fecundidad que ha dejado de ser una novedad para ocupar su lugar entre la literatura del siglo XXI y que, gracias a internet, nos invade desde hace bastante tiempo.A todo ello se suma un enorme mercado de lectores potenciales, más la posibilidad poco explotada de editar eBooks que puedan llegar a todo el mundo. Nada es definitivo: sigamos creando. La mejor (y más angustiosa) parte del futuro es su imprevisibilidad.

Daniel Salvo, Lima, junio de 2018

Daniel Salvo (Perú, 1967) comenzó a leer ciencia ficción con libros de bolsillo de Bruguera en los años setenta. Luego de leer a los clásicos en lengua inglesa, como Asimov y Clarke, se interesó por la ciencia ficción peruana, descubriendo a autores como Clemente Palma y José B. Adolph. En 2002, comenzó a publicar en el sitio web (y ahora blog) Ciencia Ficción Perú con el propósito de promover el género y sus autores peruanos. Ha publicado cuentos en varios sitios web y en publicaciones electrónicas de España, Argentina, Perú y Estados Unidos desde la década de los noventa hasta la actualidad.

El tipo de ciencia ficción que escribe se centra en la vertiente humanística, aunque también escribe en otras corrientes como la space opera. Publicó El primer peruano en el espacio, una compilación de sus cuentos publicados en línea, en 2016. Su obra ha sido incluida en dos antologías, Se vende Marcianos (2017) y Lo mejor de Arena (2018), ambas publicadas por la revista peruana prensa Altazor.

Michael Redzich

Michael Redzich es un graduado de la Universidad de Oklahoma. Obtuvo títulos en Español y Letras, y tiene la intención de seguir una educación legal después de graduarse. Michael llegó a OU en 2013 desde Jackson, Wyoming, donde creció con sus padres y un hermano. Pasó los últimos dos años viviendo en Buenos Aires, Argentina, y espera ver más de América Latina: los lugares, la gente, la literatura y más.

Latin American Science Fiction
Andean Science Fiction: Pitfalls and Possibilities
by Daniel Salvo

https://twitter.com/cifiper

https://twitter.com/michael_redzich

https://twitter.com/LatAmLitToday

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s