#Alberto_Sartoris [1985] ::: #arquitectura_retrospectiva: la actualidad del #RACIONALISMO.

Mi conferencia sobre la actualidad del racionalismo, que dedico a los profesores Maurice Cosandey y Bernard Vittoz, incluirá las respuestas a las muchas e interesantes preguntas que me hicieron los profesores y estudiantes del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana. , así como las trampas, a veces insidiosas, que me tendieron.

La noticia saca a la luz el movimiento racionalista en arquitectura. Nacidos de un cambio de mirada en los siglos XVIII, XIX y XX, trabajos recientes, como el primero, tienen en común el abandono de la hipótesis académica y el descubrimiento simultáneo de un nuevo campo de acción.

Además, el tiempo ya no es solo para el anatema, sino para el reflejo y la precisión de su verdadera historia. En este sentido, subrayemos que el racionalismo todavía tiene sus entradas en el campo de la mutación, la metamorfosis, lo imprevisto, lo maravilloso, lo imaginario y la sorpresa. Siempre tiene la intención de frustrar los sistemas de ineptitud, anonimato y la arquitectura del hábito. Es precisamente en estos momentos cruciales de la invención cuando la aparición repentina de un nuevo tipo de percepción consigue introducir la arquitectura en el registro técnico de lo racional, en el rango óptico de spazialità, en la idea. visual del Körperraum.

En la auténtica arquitectura funcional, la realidad también toma las diferentes formas de su vasto teclado. Abordar la arquitectura de los años veinte y treinta hoy no es referirse a un sueño lejano. Hablar hoy del movimiento racionalista no es perderse en meandros enredados, en caminos fuera de uso o sin salida, en los callejones sin salida de una época pasada; o pararse en un revestimiento. Mirar hoy las corrientes de la arquitectura racional significa recurrir a los efectos de un desdoblamiento de hechos significativos, a una historia activa, a penetrar en esferas siempre vivas de la creación.

De hecho, queremos reiterar que el primer racionalismo [el de los verdaderos innovadores] no ha completado hasta ahora todo su ciclo natural. Debemos darle tiempo.
La influencia de la arquitectura musulmana, por ejemplo, se extendió brillantemente desde el siglo VII al 18. El movimiento de la arquitectura barroca se extendió por el mundo, que cubrió con monumentos y conjuntos incomparables durante 250 años, del siglo XVI al 18. Desde mediados del siglo V [siglo XVI] y durante 300 años, la obra magistral y coherente de Andrea Palladio ha influido profundamente en la arquitectura de todos los continentes.

Entonces, ¿por qué ya queremos avergonzarnos del racionalismo que todavía está en la brecha?

No olvidemos que después de haber soportado la desastrosa represión totalitaria de los regímenes de poder de izquierda y derecha [Rusia y Alemania], los efectos negativos de las dos guerras, los errores del mercantilismo y los provocados por la ausencia de prescripciones éticas, las ideas y programas de arquitectura y urbanismo funcional se borraron incluso parcialmente, temporadas tristes que muchas veces nos obligaban a trabajar bajo tierra.

Ahora bien, mientras el racionalismo todavía se levanta contra todos los formalismos, debe sobre todo medirse contra el más devastador de los academismos, con el más inquietante academismo del academicismo: el que se ha vestido con los harapos de la tienda de segunda mano, que se embellece. la máscara de muecas y caricaturas del posmodernismo. Aun así, hay que admitir que las experiencias más negativas a veces son útiles.

En este caso, sí, hay algunas excepciones, como Paolo Portoghesi: prestigioso escritor, animador e intérprete de una arquitectura que exalta la conmovedora poética del esplendor geométrico en el espacio. Afirmando, en cambio, que el camino del posmodernismo europeo lo abrieron los arquitectos milaneses y romanos del Novecento, subyugados por el ardor reaccionario de Giovanni Muzio y sus neófitos lombardos. La posmodernidad norteamericana no llegó a nosotros hasta la segunda ola.

Église de Lourtier
(Valais – Suisse) – 1932 Vue sud-est, photo Emile Gos

Actualmente, lejos de haber agotado sus recursos, el racionalismo retoma su curso. El racionalismo transfigurado continúa y se desarrolla bajo la ley irreversible de que las vanguardias nunca mueren.

El racionalismo es siempre el campo de acción de la fantasía [entendida como obra de la imaginación], de la construcción razonada [que también se basa en la intuición], de la invención [configuración exacta de la obra inédita]. De hecho, hoy como ayer, el movimiento racionalista persigue incansablemente la búsqueda funcional de la arquitectura, es decir, de una arquitectura bastante corta, de una arquitectura sin adjetivo, de una arquitectura sustancialmente correcta.

Esta arquitectura, por supuesto, debe ser analizada, remodelada, sintetizada, integrada en el urbanismo y mejorada continuamente. Aunque se dirige principalmente a la comunidad, no obstante implica la personalidad y originalidad de su compromiso. En estas condiciones [y debe ser así], notamos que existen divergencias y paralelos, ofreciendo un abanico de tendencias complementarias y diversas. Son precisamente estos paralelos y divergencias los que constituyen las diferentes identidades de la arquitectura racional.

En consecuencia, tales motivaciones permiten esperar que las razones de la arquitectura conduzcan a la arquitectura de la razón, como durante las grandes épocas del pasado.

La arquitectura, sublimada por estas razones técnicas, plásticas y armónicas, es sinónimo de generalidad: el arquitecto racionalista capta los signos universales y reconocibles de la civilización contemporánea. No solo modos particulares y modos transitorios a niveles bajos de agua nacionales, regionales o locales.

Para sobrevivir incesantemente a la metamorfosis, la arquitectura no debe caer en las contradicciones y garras de los manierismos provincianos. El mundo de la arquitectura imaginaria es el de las visiones internacionales, visiones que a veces parecen utópicas pero son científica y plásticamente factibles. Estas visiones internacionales, efecto de la magia constructiva, espiritualizan al hombre, el hombre que ha alcanzado el objeto de su expectativa.

Pero para comprender plenamente estos extraordinarios momentos de suprema invención, es necesario haber estudiado, científicamente y con extremo rigor, todos los problemas culturales, creativos y sociales que ha tenido en cuenta la vanguardia europea. Estamos pensando sobre todo, huelga decirlo, en la secesión germánica, y especialmente en la vienesa; así como un conjunto de movimientos idénticos que han enriquecido uno de los períodos más fecundos de la historia: la historia de nuestro tiempo.

También es necesario haber vivido, durante los años 20 y 30, las intervenciones contrapuestas del futurismo italiano, el modernismo catalán, el constructivismo ruso y la abstracción mediterránea. También es necesario haber vivido bajo la influencia misteriosa de la esencia del arte metafísico y Ferrarais; haber vivido las perspectivas del cubismo, el surrealismo y el ultraísmo, así como los capítulos brillantes [cargados de acontecimientos, vicisitudes y descubrimientos] de STIJL, del nuevo espíritu, de la Bauhaus, de las 7 artes, del círculo y cuadrado, de la unión de los artistas modernos y de la abstracción-creación, en sus comparaciones y sus relaciones internacionales para saber lo que todavía representa para nosotros el discurso de vanguardia, es decir, lo que nunca envejece y se vuelve clásico.

Asimismo, ciertamente no podemos medir la actualidad histórica y conceptual del racionalismo en su verdadero valor sin remontarnos a 1928, el primer congreso preparatorio internacional de arquitectura moderna en el Château de la Sarraz. En este congreso, que marca el nacimiento de un organismo mundial que traza la ruta de la nueva arquitectura, se fundaron el CIRPAC [comité internacional para la realización de problemas arquitectónicos contemporáneos] y el CIAM [congresos internacionales de arquitectura moderna]. Sus principios siguen vigentes y están vivos.

El racionalismo se ha mantenido fiel a sus intenciones originales. Su espíritu exigente es siempre el emblema de sus manifestaciones.

Solo uno de los puntos, interrogantes y supuestos que configuran el tema central de la previsión del Congreso -el de la relación entre el Estado y la arquitectura, en el que habíamos depositado todas nuestras esperanzas- ha llevado al racionalismo a un rotundo fracaso, a una reversión total de la situación. Argumentando que el presidente Eduard Beneš [amigo y admirador de Le Corbusier] estaba transformando su país, Checoslovaquia, en un terreno fértil para el surgimiento de una nueva arquitectura nacional, admitimos, por hipótesis, que si todos los Estados defendieron lo contrario de sus actitudes retrospectivas, un verdadero renacimiento arquitectónico tendría lugar en todas partes. No sucedió. Comparamos el apoyo estatal con el patrocinio estatal. Fue un señuelo.

Hoy ya no creemos en las posibilidades generadoras de una arquitectura estatal. Experiencias crueles nos han mostrado en qué podía hundirse la esclavitud, en unos abismos de inconsistencia, la llamada arquitectura oficial.

El racionalismo es también una forma generosa de pensar, componer y ver la arquitectura. Una forma exacta de expresar el peso del presente y las perspectivas de futuro del futuro, sin escapar de las constantes auténticas y activas de la tradición.

La arquitectura racionalista no considera la materialidad como el objeto principal de un modo de pensamiento. Esta materialidad obviamente necesaria, sin embargo, sólo constituye la transmutación técnica y científica de la invención plástica en la realización real de la cual forma la anatomía.

Pero, si queremos llevarnos bien, seamos claros.

Para nosotros, Aldo Rossi, por ejemplo, no es un racionalista funcional sino un particular seguidor de una especie de arquitectura compuesta, a menudo brillante, pero sujeta a múltiples inspiraciones, en particular a la marca gráfica y cromática de la pintura. metafísica de Giogrio de Chirico. En cuanto a la arquitectura de Renzo Piano, se podría decir que representa un racionalismo inverso notable e inquietante. No tiene epidermis. Solo muestra su musculatura y su sistema nervioso. Y eso ya es mucho.

La arquitectura racionalista es una arquitectura que se refiere a una era fácilmente identificable en la historia de la arquitectura moderna. Por tanto, podemos decir que hay un estilo racionalista, como lo hay, por ejemplo, un estilo regencia, directorio o mesidor. El racionalismo no es obra de congregaciones sectarias o calvinistas como a menudo se lo ha llamado, sino paradójicamente la cueva arquitectónica de Ali Baba.

Abriéndolo por completo, descubrimos tesoros.

El término racionalismo no es en modo alguno ambiguo. Puede que no revele suficientemente el contexto, el contenido y el espíritu de su esencia. Sin embargo, se eligió, simplemente, para significar una tendencia real, como el impresionismo en la pintura, en la literatura y en la cultura, que consiste en dar una impresión, una sensación óptica, dejando de lado la descripción de los detalles. Bien podríamos aplicar otro término, una denominación controlada más precisa a la corriente racionalista. Como se hizo, por ejemplo, y entre otros, con el arte románico, que se intentó bautizar al arte romano. La calificación adecuada [la que usamos hoy], no se creó hasta 1825, cuando fue propuesta por la sociedad de anticuarios de Normandía.

Especifiquemos también que la cualidad de racionalista es tan antigua como el mundo. Los grandes arquitectos del pasado fueron racionalistas antes de sus letras. Imhotep, Ictinos, Callicrates, Anthémius de Tralles, Brunelleschi, Bramante, Palladio, Sinan, Boitaca o Antonelli fueron arquitectos racionalistas, como Gropius o Le Corbusier.

Había y todavía hay importantes focos y crisoles del racionalismo en todas partes. En Europa, Turquía, Cuba, Brasil, Argentina, México y, en general, en toda Latinoamérica [Centro y Sur], Estados Unidos, Canadá, Guyana, Israel, en Japón, Canarias, Australia, Nueva Zelanda, etc …

Superando el movimiento milagroso de la agrupación británica Mars, el mejor organizado fue, sin duda, el movimiento racionalista italiano. Nombrado para la reunión internacional de los Sarraz, ocupé el cargo de primer representante del grupo de los racionalistas italianos, hasta la hora fatídica de mi defenestración [palabra de Jacques Gubler] por los arquitectos del régimen.

Durante la era fascista, Italia tuvo la arquitectura de sus arquitectos, es decir, lo bueno, lo soportable y lo malo. Buena arquitectura: la de Terragni, Nervi y racionalistas calificados; el soportable, el de esperar y ver, indeciso y los mejores elementos del Novecento; el malo, el de Piacentini y sus epígonos; el que se hizo pasar por fascista sin ser invitado.

En este sentido, podríamos comparar a Italia con Rusia que, en la brillante era de Kameneva, Lunacaskij y Mayakovsky, conoció la maravillosa arquitectura constructivista, el suprematismo y el Prun, que fue despiadadamente borrado por la arquitectura populista. ¿Cuál de los dos es el comunista?

El racionalismo italiano no fue un movimiento de resistencia, sino un movimiento de fractura y renacimiento, absolutamente libre y no subordinado a la instrumentación política. Intentó imponerse por mérito propio y no por medio de un servicio de propaganda. El racionalismo, en su mente, quería estar sujeto sólo a las leyes de la armonía, a las metamorfosis de su figuración, al progreso de la ciencia, a las prerrogativas sociales del humanismo.

Traducción libre de extractos de una conferencia en francés de Alberto Sartoris en
el Politécnico Federal de Lausana, 6 de noviembre de 1985.

L’actualité du rationalisme
conférence d’Alberto Sartoris
EPFL, 6 novembre 1985
http://www.mikulas.ch/actualite_rationalisme.htm

Alberto Sartoris, sérigraphies cinq couleurs,
collection Carlo Prina. DR

Alberto Sartoris
architecte, 1901 – 1998
http://www.mikulas.ch/Sartoris.htm

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s