.@lvslmedia ::: Desde #Francia: cómo ven a @PedroCastilloTe ante los « AMOS DE LAS MINAS ». @VctOrtiz… el viento se levanta.

En la localidad de #Cerro_de_Pasco se multiplican las #protestas contra la #impunidad de la #multinacional_suiza_Glencore, considerada responsable de #contaminar la #sangre de miles de #habitantes. En la región de Las Bambas está involucrada una empresa china, acusada de evasión fiscal; los lugareños ahora intentan bloquear el gigantesco #corredor_minero, de donde proviene más del 2% del cobre mundial. En todo #Perú, el #conflicto por las #minas terrestres está aumentando nuevamente.

El presidente del país, #Pedro_Castillo, fue #elegido con la #promesa de « #nacionalizar » la #industria_minera. Esto representa el 10% del PIB y más del 50% de las exportaciones del país. Está dominado por #empresas_multinacionales de #China y #Reino_Unido, pero también, cada vez más, de #Suiza, #Canadá o #Australia. El gobierno peruano, #obstaculizado_por_el_Congreso y la #Constitución -que #protege el #capital_extranjero- parece estar en un #callejón_sin_salida. Y mientras se reanudan las protestas sociales, los « amos de las minas » velan por sus #intereses…

El lago Quiulacocha se extiende unos cientos de metros alrededor de una instalación minera. Los reflejos resplandecientes de sus aguas venenosas nos recuerdan que allí se extraen varios metales: plomo, zinc, cobre, etc. A medida que nos acercamos, el suelo adquiere un extraño color bronce. Los cadáveres de los animales, acudidos a hidratarse, son recuperados periódicamente por los lugareños.

Esta es la cara más espectacular de la contaminación ambiental en Cerro de Pasco, que un artículo de la BBC se pregunta si no sería “la ciudad más contaminada del mundo”. Sin embargo, la contaminación más peligrosa es invisible. Jaime Silva, concejal, recuerda que el agua limpia del grifo contiene residuos anormalmente altos de catorce metales; la simple exposición al aire de Cerro de Pasco, agrega, es probable que genere daños significativos. “Según estadísticas oficiales, la sangre de al menos 3.000 habitantes de esta ciudad [que tiene 70.000] contiene un nivel de plomo o arsénico peligroso para su salud”. Tras una cuidadosa exposición de varias cifras, continúa en un tono más informal: “Me aseguro de que mi hija pase el menor tiempo posible en esta ciudad. A menudo lo envío a mi familia en Lima. Pero solo puedo limitar los riesgos”.

PERMISO PARA CONTAMINAR

Encaramado a 4300 metros de altura, Cerro de Pasco alberga un inmenso cráter minero, alrededor del cual se agrupan miles de viviendas. “Todos los días nos despertamos con este espectáculo frente a nuestros ojos”, comenta un transeúnte.

En Perú, nadie discute el peligro que corren los habitantes. En la última década, la ciudad ha sido colocada tres veces por el Parlamento bajo un “estado de emergencia sanitaria”. En 2008, una ley aprobada por unanimidad preveía la reubicación de la ciudad, lejos de la mina. Sin continuación.

« El vínculo entre la contaminación de la ciudad y las actividades de la empresa minera nunca ha sido reconocido por las autoridades », lamenta Jaime Silva. A principios del siglo XX, una empresa norteamericana se instaló en Cerro de Pasco, que se convirtió en un importante sitio de extracción de metales. Luego de una fase de nacionalización y luego de privatización, finalmente es la peruana Volcan quien hereda la mina; Glencore, el gigante suizo, es el accionista mayoritario. Desde entonces, numerosas huelgas y manifestaciones han estallado para protestar por los daños a la salud causados ​​a los habitantes.

“No tenemos un hospital en la ciudad capaz de atender casos de personas contagiadas”, agrega Jaime Silva. Tienen que ir a Lima, o incluso a Argentina, para recibir atención especializada. Recientemente, la muerte de una joven camino a un hospital argentino ha generado nuevas protestas.

El vínculo entre la contaminación ambiental y las dolencias que ocasionalmente afectan a los habitantes (diversos cánceres, leucemias, discapacidades mentales) ha sido establecido por numerosos estudios peruanos e internacionales. Sin embargo, es imposible obtener una estimación de la magnitud de este daño. “No existe un registro que enumere a todas las personas afectadas”, explica Jaime Silva. “Le pedimos al estado que estableciera dicho registro, sin éxito”.

La relación de los habitantes con la mina no está exenta de ambigüedad. Esto genera miles de empleos directos, mientras que la inversión extranjera ha permitido que la región se beneficie de un crecimiento sostenido. Las demandas de regulación y redistribución ambiental rara vez van acompañadas de hostilidad de principio a la explotación minera.

INTERESES CHINOS Y MATRACAS PERUANAS

El presidente Pedro Castillo sabe que camina sobre brasas. Su lema (¡no más pobres en un país rico!) le ha valido el apoyo de los peruanos marginados y aislados de los centros urbanos. Su sorpresiva elección suavizó temporalmente el conflicto social en torno a las minas. Pero la impaciencia ya está aumentando entre la franja más radical de su electorado.

En la región minera de Las Bambas, más al sur de Perú, la victoria de Castillo se vivió como un triunfo. Conocido en todo el país por los conflictos asociados a su nombre, este alto lugar de extracción minera recibe capital chino desde hace una década. Más del 2% del cobre que se extrae cada año en el mundo proviene de ella.

“Aquí más del 90% de los habitantes votaron por Pedro Castillo”, recuerda Walter Contreras. Sindicalista, trabaja en el complejo minero Las Bambas. Vivió los múltiples conflictos que han marcado la historia de la región. Durante años, las negociaciones entre los sindicatos y las empresas mineras iban bien. Se otorgó compensación a las personas desplazadas por las actividades de la mina, realojadas en aldeas vecinas.

La adquisición de la empresa por parte de un grupo chino cambió la situación. “No teníamos interlocutor con quien negociar. Todo se gestionaba directamente desde China”, comenta. Mientras muchos sindicatos se quejan del mal estado de los caminos que conducen a la mina, exigiendo inversiones de la empresa, esta última hace oídos sordos a sus llamados. En agosto pasado, diecisiete trabajadores de la mina murieron en un accidente de autobús camino al trabajo.

Contreras señala con el dedo la responsabilidad de la empresa china, pero también del Estado peruano. Estos últimos reprimieron sistemáticamente los intentos de protesta de los sindicalistas. Durante varios meses habían logrado bloquear el corredor minero. Entonces se bloqueó una de las rutas de suministro de cobre más importantes del mundo. Pero los huelguistas habían sido desalojados brutalmente por la policía, y seis de ellos habían perdido la vida.

La elección de Pedro Castillo ilusiona a Walter Contreras. “Nuestro hermano Evo Morales vino a Perú. Habló con Pedro Castillo, y esperamos que compartir su experiencia le sea útil”. Sin embargo, es claro que el Perú no toma el camino de Bolivia desde la elección de Pedro Castillo.

Nota del editor: lea en LVSL nuestra entrevista con Evo Morales: « Nuestro crimen es haber construido un modelo viable sin el FMI »

CORTAR EL NUDO GORDIANO

Los obstáculos para una “nacionalización” de la mina son numerosos. Uno de los más importantes es el constitucional. Desde la elección de Castillo, la Constitución peruana se ha convertido en el punto de reunión de la oposición.

En Lima se organizan muchos plantones en su defensa. Los limeños desafían a los transeúntes a recoger firmas. En un parque del centro, un hombre arenga a la multitud al micrófono: “El Perú es un país religioso, que cree en Dios, que cree en Cristo, que cree en su fuerza. ¡Estamos en guerra, vamos a enfrentar a este gobierno y lo vamos a derrocar! « 

Aprobada bajo el mandato de Alberto Fujimori, la Constitución peruana es el resguardo de las medidas neoliberales implementadas desde hace tres décadas.[1] En particular, obliga al gobierno a respetar los tratados bilaterales de inversión (TBI). Perú ha ratificado una veintena con los principales países inversores. Protegen al capital extranjero de las regulaciones sociales o ambientales que podría adoptar el gobierno. La agenda de “nacionalización” de la industria minera, llevada por Castillo, choca de frente. La violación de estos tratados sería declarada ilegal por la Corte Constitucional del Perú.

Nota del editor: para un análisis del papel de los tratados bilaterales de inversión, lea el artículo de Guillaume Long y Andrés Arauz sobre LVSL: « La nueva victoria de las multinacionales en Ecuador », y vea el video de Gillian Maghmud.

La convocatoria de una Asamblea Constituyente, promesa clave de la campaña de Castillo, cortaría este nudo gordiano. Abriría el camino a una denuncia de estos tratados, basada en la legitimación popular. Por supuesto, tal proceso no resolvería todos los problemas de los TBI. Las empresas perjudicadas podrían presentar una demanda ante los tribunales de arbitraje. Estos tienen derecho a exigir una multa de los Estados declarados culpables, sin mencionar las señales negativas enviadas a los inversores extranjeros.

Proceso constituyente o no, es difícil ver cómo las principales medidas propuestas por Castillo podrían implementarse sin la movilización popular. El contexto difícilmente podría ser más desfavorable para él en Castillo. Incluso antes de la traba constitucional, es el propio Parlamento, dominado por la oposición, el que vetaría cualquier medida de transformación estructural. Entre los partidarios de Castillo, muchos tienen en cuenta que los gobiernos progresistas de la región solo han podido implementar medidas ambiciosas con el apoyo de la calle.

Como era de esperar, la prensa se une a la mayoría de los parlamentarios. Los espectros que rondan el imaginario peruano son constantemente esgrimidos por los canales de televisión: la hiperinflación a la venezolana, la marcha hacia la dictadura, el regreso de Sendero Luminoso.[2] Este último leitmotiv es particularmente significativo. Hay innumerables títulos de prensa que sugieren una conexión entre un grupo “terrorista” que apareció durante la Guerra Fría y un miembro del gobierno. La nueva ministra de los Derechos de la Mujer, Anahí Durand, pagó el precio. Militante del partido Nuevo Perú, a la vanguardia de los temas ambientalistas y feministas, proviene de una generación y una cultura militante ajena a los conflictos que ensangrentaron al país a fines del siglo XX. Diversos títulos de prensa sin embargo han desenterrado y expuesto en la plaza pública una antigua relación entre el ministro y un miembro de la guerrilla « Movimiento Revolucionario Túpac Amaru ».

Guerra psicológica poco sorprendente para quienes tienen en cuenta las experiencias progresistas de América Latina. A la defensiva, el gobierno lucha por movilizar a su base.

En cuestión, el carácter manifiestamente heterogéneo de su composición. Pedro Castillo proviene del movimiento Perú libre, una formación grupal “marxista-leninista” que no preveía la prueba del poder.[3] Él mismo, poco formado en temas económicos y geopolíticos, llevando una agenda tan radical como vaga, se vio obligado a rodearse de diversas formaciones políticas. En particular, se acercó al partido Nuevo Perú -del que salieron dos ministros y muchos ejecutivos- para disgusto de los activistas de Perú Libre. Un estado de cosas que no ayuda a la coordinación… que sin embargo es necesaria si el gobierno quiere cumplir su promesa de convocar a una Asamblea Constituyente.

Esto ahora parece estar muy lejos. Seis meses después de su elección, el gobierno no ha logrado iniciar ningún cambio importante. Obstrucción de una Asamblea dominada por la oposición, falta de una estrategia unitaria y de un proyecto movilizador de la población: como era de esperar, la popularidad del gobierno está a media asta. Sólo la impopularidad igualmente importante de la oposición, su desorganización así como la ausencia de luz verde de los Estados Unidos, explica por qué aún no ha tomado medidas.[4]

Sin embargo, el contexto internacional no es desfavorable para Pedro Castillo. Con la histórica victoria de Gabriel Boric en Chile, el vecino Perú, se derrumba un bastión del neoliberalismo; otra podría caer pronto, si gana el candidato Gustavo Petro en abril de 2022 en Colombia. ¿Una claraboya abierta para lanzar el asalto contra los « dueños de la mina »?

Notas:

[1] Jefe de Estado del Perú en la década de 1990. Apoyado en un estado policial con creciente autoritarismo, impuso al país una terapia de choque neoliberal.

[2] Guerrilla maoísta nacida en la década de 1980, libró una feroz lucha contra los sucesivos gobiernos peruanos. Rápidamente se descalificó a sí misma, incluso ante los sectores marginados que decía representar, por sus reiteradas atrocidades. El conflicto armado entre Sendero Luminoso y el Estado ha dejado como resultado la muerte de 70.000 peruanos. La hiperinflación es otro trauma para los peruanos: el mandato de Alan García (1985-1990), quien había entrado en un equilibrio de poder con el FMI y había puesto bajo supervisión al sector bancario, había provocado un alza de precios superior al 2.000.000%. Suficiente para descalificar, por mucho tiempo, cualquier forma de heterodoxia económica…

[3] Unas semanas antes de su elección, Castillo aún alcanzaba un máximo de menos del 5% en las encuestas.

[4] Contrariamente a la intuición, la administración de Biden se resiste actualmente a las tentaciones golpistas de la oposición. Los factores explicativos son múltiples: profunda descalificación de la injerencia en la región tras el golpe de Estado en Bolivia, debilidad de los intereses estratégicos norteamericanos en Perú, orientación diplomática consensuada del gobierno de Pedro Castillo. Había designado al intelectual marxista Héctor Béjar como Ministro de Relaciones Exteriores después de su elección, que había inaugurado su mandato con la disolución del « grupo de Lima », un verdadero desaire para el establecimiento diplomático pro estadounidense. Esto le valió una feroz campaña de prensa, que lo obligó a renunciar. Su sucesor, ya Ministro de Relaciones Exteriores.

Vincent Ortiz Rédacteur en chef adjoint de LVSL et directeur de la rubrique International.
Doctorant à l’UPJV.

PÉROU : CASTILLO FACE AUX « MAÎTRES DE LA MINE »
Vincent Ortiz
21 de enero de 2022

https://lvsl.fr/perou-castillo-face-aux-maitres-de-la-mine/

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s