.@lemondefr ::: #Ricardo_Bofill 2014: « No podía #CAMBIAR la #CIUDAD »… Treinta años después, el #arquitecto que #diseñó los #Espaces_d_Abraxas, en #Noisy_le_Grand, se replantea los #límites de su #utopía, ahora considerada un #FRACASO.

Muerte del #arquitecto #español #Ricardo_Bofill, #diseñador del #barrio de #Antigone, en #Montpellier.

Nacido el 5 de diciembre de 1939, Ricardo Bofill falleció a los 82 años por complicaciones relacionadas con el Covid-19, anunció su familia. De gran renombre en Francia, también diseñó los espacios Abraxas en Noisy-le-Grand, en las afueras de París.

El arquitecto español de renombre internacional Ricardo Bofill murió el viernes a la edad de 82 años por complicaciones relacionadas con el Covid-19, anunció su familia el viernes 14 de enero a la Agence France-Presse. En un comunicado, su estudio, el Ricardo Bofill Taller de Arquitectura (RBTA), dijo que falleció en Barcelona y rindió homenaje « al arquitecto español que tuvo la mayor trayectoria internacional » .

A lo largo de su carrera, Bofill entró en el club muy exclusivo de « arquitectos estrella », incluidos Norman Foster, Renzo Piano y Jean Nouvel. Ricardo Bofill ha difundido su toque original por todo el mundo, obsesionado por poner al ser humano en el centro del espacio. “La arquitectura es la victoria del hombre sobre lo irracional” , le gustaba decir, impulsado por la obsesión de crear un “lenguaje” arquitectónico diferente

Particularmente conocido en Francia, diseñó en particular los espacios Abraxas allí, en Noisy-le-Grand, en las afueras de París, donde se rodaron varias escenas para Brasil , una película de ciencia ficción de culto de Terry Gilliam (1985), el barrio de Antigone, en Montpellier, inspirado en la antigua Grecia, o el lugar de Cataluña, detrás de la estación de Montparnasse, en París. Leer también En Seine-Saint-Denis, las ilusiones perdidas de una utopía urbana

Mil proyectos en todo el mundo

Nacido el 5 de diciembre de 1939 en Barcelona (noreste de España) de padre arquitecto catalán y madre veneciana, Ricardo Bofill Levi ingresó en la escuela de arquitectura de la ciudad en 1957, de donde fue expulsado por militancia antifranquista, antes de continuar su Estudios en Ginebra (Suiza).

De regreso a su ciudad natal, en una España todavía bajo el yugo del dictador Francisco Franco (de 1936 a 1975), se unió a otros jóvenes intelectuales (arquitectos, ingenieros, escritores, cineastas, sociólogos y filósofos) en un grupo bautizado como la « Divina Izquierda y en 1963 creó su estudio de arquitectura, el Ricardo Bofill Taller de Arquitectura.

Este taller, con sede en una antigua fábrica de cemento a las afueras de Barcelona, ​​con sedes en París, Montpellier (Francia), Nueva York (Estados Unidos), Tokio, Chicago (Estados Unidos) o Pekín, ha firmado más de 1.000 proyectos alrededor del mundo.

Obsesionado con la organización del espacio.

Pero sobre el terreno, degradados y criticados por algunos vecinos, los espacios de Abraxas estuvieron muy cerca de ser demolidos. “Destruirlos sería una falta de cultura ”, dijo Ricardo Bofill en una entrevista con Le Monde en 2014 . Aunque reconoció « no logró cambiar de ciudad » . Galardonado con numerosos premios internacionales de arquitectura, Ricardo Bofill fue oficial de la Orden de las Artes y las Letras de Francia. Lea nuestra entrevista con Ricardo Bofill: « Fracasé en cambiar la ciudad »

Obsesionado con la organización del espacio, Ricardo Bofill se inspiró en particular en el arquitecto italiano Andrea Palladio, del Renacimiento, o incluso en los arquitectos franceses de los siglos XVII y XVIII y Claude-Nicolas Ledoux. Pero también los pueblos tuareg, donde este « nómada » fue a buscar ideas al comienzo de su carrera.

“Creo que sé hacer dos cosas: (…) diseñar ciudades (…) e intentar inventar diferentes lenguajes arquitectónicos y nunca repetirlos” , dijo en junio durante una conferencia en Barcelona. Un rechazo a la repetición que le hizo enamorarse de Antonio Gaudí, un catalán como él, al que calificó como “el mayor genio de la historia” que “nunca repitió dos elementos o formas” .

Treinta años después, el #arquitecto que #diseñó los #Espaces_d_Abraxas, en #Noisy_le_Grand, se replantea los #límites de su #utopía, ahora considerada un #fracaso.

Los Espaces d’Abraxas, construidos entre 1978 y 1983 en Noisy-le-Grand (Seine-Saint-Denis), iban a encarnar una alternativa a las grandes urbanizaciones de posguerra, consideradas desde la segunda mitad de los años 50, como no conforme a las aspiraciones de los habitantes.

En un espacio restringido, el arquitecto español Ricardo Bofill imaginó una « utopía » cerrada compuesta por 610 viviendas repartidas en tres edificios -a pesar de la circular « rejas y torres » de 1973, que prohibía confiar a un solo arquitecto más de quinientas viviendas.

Treinta años después de diseñar el « Palais », como a veces lo llama, Ricardo Bofill evoca en una entrevista con Le Monde los límites de su proyecto. En Francia, el arquitecto también proyectó el barrio de Antigone en Montpellier y la Place de Catalunya en París.

En Seine-Saint-Denis,
las ilusiones perdidas de una utopía urbana

Los Espacios de Abraxas, que parecen fortalezas, se han comparado con la prisión estadounidense de Alcatraz o incluso con Gotham City, la ciudad de Batman. ANTONIN SABOT / LEMONDE.FR

¿Cuál es el origen del proyecto?

El proyecto nació de una utopía teórica, en España, en los años 60. “Ciudad en el espacio” consistía en considerar la ciudad como un proceso y no como un objeto acabado. El objetivo era mezclar categorías sociales y crear módulos que se puedan invertir de diferentes maneras. Luego vinieron a buscarme para construir los “pueblos nuevos” en Francia. Ciudades que rompen con el modelo caótico de la época. Sabían que yo no quería hacer ciudades tradicionales, con sus bares anónimos, sus torres y los problemas sociales que sabemos de ellas. Mi enfoque es opuesto al de Le Corbusier.

Los Espaces d’Abraxas están inspirados en los teatros antiguos. ¿Cómo diseñaste el proyecto?

En Abraxas queríamos hacer un monumento emblemático en una zona muy mal hecha. La idea era construir tres salas de un lugar teatral cerrado por el exterior, en cuyo centro hay un arco. El edificio del Teatro es el escenario frontal y el edificio del Palacio, el más excepcional de los tres en cuanto a construcción, es el backstage. El proyecto fue muy valiente por parte del promotor porque era totalmente experimental. Para el Teatro pudimos tener fondos más importantes que para el Palacio, estaba destinado a una categoría de gente más adinerada. Los tres edificios están realizados con un sistema de fabricación completamente nuevo: prefabricados.

¿Cómo describiría su experiencia en Francia, donde produjo varias obras a raíz de Espaces d’Abraxas?

Mi experiencia en Francia es en parte exitosa y en parte infructuosa. Éxito porque desarrollé el sistema arquitectónico francés que había sido muy clásico hasta entonces, y porque perfeccioné la técnica del prefabricado. Fracasó porque cuando eres joven eres muy utópico, piensas que vas a cambiar la ciudad y al final no pasa nada. No pude cambiar la ciudad. Mi modelo no fue tomado como ejemplo para construir otras ciudades. Me equivoqué de tiempo. La época, finales de los años 60, no era propicia para el cambio porque después de mí seguíamos haciendo barras. La desgracia que reina en los suburbios franceses no ha sido abolida. En estos barrios, la gente quema sus casas, ¿te das cuenta? Los odian.

Ricardo Bofill imaginó los Espaces d’Abraxas como un conjunto de viviendas cerradas al exterior. ANTONIN SABOT / LEMONDE.FR

En el caso concreto de Espaces d’Abraxas, ¿qué crees que te has perdido?

Es un espacio único que ha sufrido la falta del espíritu comunitario propio de Francia: las poblaciones no se han mezclado. Pero los Espaces d’Abraxas han sido abandonados: en su momento se decía que para que funcionara tenía que vivir allí un máximo del 20% de los inmigrantes, para conseguir realmente mezclar las poblaciones. No se aplicó. La falta de equipamientos y comercios y el hecho de que el espacio esté cerrado sobre sí mismo supone un problema para algunos. Para mí es una experiencia única y finita y no la repetiré nunca porque he visto las dificultades que conlleva.

¿Qué les dices a los que creen que los Espacios de Abraxas deberían ser destruidos? El ayuntamiento ya ha mencionado su derribo, aunque no está en el orden del día.

Derribarlos sería una falta de cultura. Sería una aberración, como demoler la ciudad radiante de Marsella [nueva forma de vivienda construida por Le Corbusier entre 1947 y 1952] . Pero no creo que Francia sea capaz de tal cosa. La ciudad de Noisy-le-Grand debe aprender a gestionar el edificio.

Ricardo Bofill: « No podía cambiar la ciudad »
Elvire Camus
Publicado el 08 de febrero de 2014

https://www.lemonde.fr/societe/article/2014/02/08/ricardo-bofill-je-n-ai-pas-reussi-a-changer-la-ville_4359887_3224.html

“ ¿Ves cómo están ennegrecidas las fachadas? ¿Y las malas hierbas en las jardineras? ¡Los jardines no se mantienen! “Michel Lebigre vive en Espaces d’Abraxas, en Noisy-le-Grand (Seine Saint-Denis), desde hace treinta años. Mientras camina por su residencia, rodeada de colosales edificios de hormigón rosa, lamenta ver que su barrio se ha deteriorado tanto.

 Diseñado entre 1978 y 1983 por el arquitecto español Ricardo Bofill como alternativa a las grandes urbanizaciones de la posguerra por su nuevo diseño y su arquitectura neoclásica, los edificios son completamente nuevos en el paisaje urbano de la época.

 Cuando llegaron en octubre de 1984, Michel Lebigre y su esposa encontraron el lugar particularmente bien diseñado. “ Nos pareció absolutamente sorprendente desde el exterior, pero fue cuando visitamos los apartamentos muy bien construidos que realmente nos conquistaron ”, dice el Sr. Lebigre. El F5 que compraron está en el Teatro, uno de los tres edificios que forman el conjunto, junto con el Palacio y el Arco. El Teatro tiene solo copropietarios, a diferencia de otros edificios. En el cuarto piso, desde la ventana de su cocina, tienen una vista impresionante de París.

 La mayoría de los vecinos de Lebigre llegaron al mismo tiempo y con el mismo entusiasmo. Pero hoy, descubren que su barrio ya no es el mismo.

“ Al principio éramos buenos, pero ahora eso ha cambiado ”, confiesa Claude Icheck desde la sala del Teatro, donde también vive. Además de los daños materiales, el Sr. Icheck, que compró su apartamento sobre plano en 1982, se refiere al ambiente que ha reinado durante varios años en Espaces d’Abraxas. “ Desde que llegó la gente de viviendas sociales no ha sido lo mismo. Me preocupo cuando mis hijas bajan solas ”, continúa.

Jean-François Desnotes, que se mudó al Teatro en 1985, dice lo mismo: “ Antes era magnífico, cuando llegamos por la noche, las gradas que daban al Teatro estaban iluminadas. Ahora está todo jodido. Es una pena que el municipio haya dejado marchitar el barrio. Y añadió el Sr. Desnotes: “ He visto pasar a dos generaciones de jóvenes. Al principio no hubo ningún problema, pero hubo un período difícil, historias de drogas y agresiones. Dicho esto, durante los últimos años, las cosas han ido un poco mejor. ”

EL MEDIO AMBIENTE SE HA DEGRADADO

Alain y Jacqueline Té son propietarios de un apartamento en la planta 14 del Palacio, el edificio principal de Espaces d’Abraxas, compuesto principalmente por viviendas sociales, desde 1983. Sentados alrededor de la mesa de centro de su salón, intentan recordar la fecha desde el cual vieron deteriorarse su entorno de vida.  » Estuvo muy bien durante diez años, pero durante veinte años no ha ido bien « , dice el Sr. Té. “ Los vecinos no hacen caso y dejan sus papeleras en las esquinas, las zonas comunes son un asco y ahora tengo miedo de irme solo de la estación a casa ”, añade su mujer.

Como todos los residentes del Palacio, los Tés tapiaron la ventana de su cocina, que da al patio interior, para evitar robos. “ Si hubiera sabido que iba a haber vivienda social, no habría comprado aquí ”, concluye.

Unos pisos más arriba, a Stéphanie Haddad, una estadounidense que vive con su esposo en el piso 17 del Palacio desde 2005, le cuesta sentirse bien en este edificio tan especial, pero menciona otras razones. “ A diferencia de los otros propietarios, no me encanta el edificio. Las superficies son muy duras ya veces me siento como si estuviera viviendo en una prisión. No es lo suficientemente verde, no está lo suficientemente aireado, hay demasiado concreto ”, dice la joven.

UN ESPACIO DIFÍCILMENTE HABITABLE

El aspecto de fortaleza del Palacio le ha valido los apodos de “Alcatraz”, en referencia a la prisión americana, o incluso “Gotham City”, la ciudad de Batman asolada por el crimen y el inframundo. El laberinto de pasillos al aire libre no permite que penetre la luz del día y los numerosos rincones y grietas son escondites ideales. La arquitectura ultracompleja del Palacio hace que el edificio sea fascinante, pero difícilmente habitable.

Thomas Koudogbo recuerda que en 2005, cuando los suburbios franceses ardían, tardó tres días en mudarse a su dúplex de la quinta planta del Palacio, ralentizado por el ascensor averiado y las bombas molotov lanzadas desde las ventanas. “ Poco a poco aprendí a satanizar este lugar, aunque unos años antes de mi llegada, recuerdo haber pensado que era el tipo de lugar donde no me gustaría vivir! Pero en ese momento, vivía en un hotel con mis hijos, no podía ser exigente ”, dice.

Después de evitar por poco la intrusión de extraños una noche, el Sr. Koudogbo instaló una cerradura de siete puntos en la puerta principal. Pero se niega a etiquetar los Espacios de Abraxas como un lugar peligroso. inseguridad se explica por la concentración de casos sociales que viven juntos. Yo mismo cuando llegué aquí era un caso social. Ahora ese ya no es el caso, ¡pero me gustaría irme! ”, confiesa, sonriendo.

Sébastien Biscaro, piensa quedarse. Vive en el Palacio desde hace nueve años y es muy apegado al lugar, a su incomparable fisonomía. Ante la circulación de rumores sobre un posible derribo del conjunto (al Ayuntamiento le gustaría recuperar los terrenos como parte de la remodelación del barrio vecino), creó la Asociación para la defensa de los intereses de los habitantes del Palacio d’Abraxas (Adihpa) para evitar su destrucción. Como todos sus vecinos, el Sr. Biscaro valora la ubicación geográfica de Espaces d’Abraxas: “¡ Si llueve, llego al RER sin mojarme! ”, bromea. Encajada entre la autopista A4 y la estación RER A, la residencia tiene la ventaja de estar ubicada cerca de un importante centro de transporte.

Pero sobre todo para el Sr. Biscaro, como para todos los propietarios de Espaces d’Abraxas, se trata de preservar un lugar único. “ Los apartamentos son muy espaciosos y cómodos, lo que no es necesariamente el caso en los edificios modernos. Además, si se destruyen los Espacios, ¿quiénes serán reubicados y dónde? « , él se pregunta.

UN CONJUNTO INBAUTIZADO

Desde su existencia, este conjunto ha sido subexplotado. Esto se explica en parte por la dificultad de los vecinos de federarse para realizar acciones colectivas. Entre los “adinerados” dueños del Teatro, como los apodan, y las familias más modestas que viven en viviendas sociales y no han optado por vivir aquí.

En el acto, estamos enfadados con el ayuntamiento, acusado de dejar marchitar el barrio, y con los caseros sociales, que dejan las escaleras a oscuras durante meses. Pero las iniciativas lideradas por los residentes para mejorar sus vidas en Abraxas están surgiendo gradualmente.

El pasado verano, la primera fiesta de vecinos organizada por iniciativa de la segunda gran asociación de vecinos del distrito, la Asociación para el Desarrollo de la Ayuda Mutua y la Solidaridad Internacional (Adesi), fue todo un éxito. Algunos vecinos también se han “ arremangado ” y han limpiado algunas escaleras y partes de la pared exterior con un karcher.

 » Hasta ahora, los residentes no han podido mejorar su barrio « , juzga Teddy Bores, que no entiende por qué el lugar no es más simbólico fuera de Noisy-le-Grand. “ Se han rodado unas cuantas películas, la más conocida es Brasil [de Terry Gilliam, estrenada en 1985], también vienen unos cuantos jóvenes a hacer clips de hip hop, pero nada más. Me sorprende que no se haya utilizado más este lugar ”, continúa.

La próxima primavera comenzará el rodaje de la tercera entrega de una gran producción de Hollywood que podría volver a llamar la atención sobre los Espaces d’Abraxas. Los equipos de filmación de ciencia ficción ya hicieron el guión gráfico y dejaron saber que presentarían a algunos residentes.

En Seine-Saint-Denis, las ilusiones perdidas de una utopía urbana
Reportaje de Antonin Sabot (fotos) y Elvire Camus (texto)
Publicado el 08 de febrero de 2014

https://www.lemonde.fr/societe/visuel/2014/02/08/en-seine-saint-denis-les-illusions-perdues-d-une-utopie-urbaine_4360634_3224.html

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s