.@Guardian ::: @PikettyLeMonde : La #élite_occidental nos IMPIDE ir tras los #activos de los #hiperricos de #RUSIA.

¿Por qué no se ha #avanzado en un #registro_financiero_internacional? Una #razón_simple: los #occidentales_ricos NO quieren uno.

La #crisis_ucraniana ha revivido un #viejo_debate: ¿cómo #sancionar efectivamente a un #estado como #Rusia ? Digámoslo de una vez: es hora de imaginar un nuevo tipo de sanción enfocada a los oligarcas que han prosperado gracias al régimen en cuestión. Esto requerirá el establecimiento de un #registro_financiero_internacional, que no será del #agrado de las #fortunas_occidentales, cuyos #intereses están mucho más #vinculados a los de los #oligarcas_rusos y #chinos de lo que a veces se afirma. Sin embargo, es a este precio que los países occidentales lograrán ganar la #batalla_política y #moral contra las #autocracias y demostrarle al mundo que los #sonoros_discursos sobre la #democracia y la #justicia no son simples #palabras_vacías.

Recordemos primero que la congelación de los bienes en poder de Putin y sus familiares ya forma parte del arsenal de sanciones que se intentan desde hace varios años. El problema es que las congelaciones aplicadas hasta ahora siguen siendo en gran parte simbólicas. Solo conciernen a unas pocas docenas de personas y se pueden eludir mediante el uso de nominados, especialmente porque no se ha hecho nada para medir y cotejar sistemáticamente las carteras inmobiliarias y financieras de cada uno de ellos.

Estados Unidos y sus aliados ahora están considerando desconectar completamente a Rusia de la red financiera Swift, lo que privaría a los bancos rusos del acceso al sistema internacional para transacciones financieras y transferencias de dinero. El problema es que tal medida está muy mal dirigida. Al igual que con las sanciones comerciales convencionales, que después de la crisis de 2014 fueron instrumentalizadas en gran medida por el gobierno para fortalecer su control, el riesgo sería imponer costos considerables a las empresas ordinarias rusas y occidentales, con consecuencias adversas para los empleados afectados. La medida también afectaría a una gran cantidad de parejas binacionales y mixtas, y no afectaría a los más ricos (que utilizarían intermediarios financieros alternativos).

Para someter al estado ruso, debemos centrar las sanciones en la delgada capa social de multimillonarios en los que se basa el régimen: un grupo mucho más grande que unas pocas docenas de personas, pero mucho más reducido que la población rusa en general. Para que os hagáis una idea, se podría apuntar a las personas que poseen más de 10 millones de euros (11 millones de dólares) en activos inmobiliarios y financieros, o unas 20.000 personas , según los últimos datos disponibles . Esto representa el 0,02% de la población adulta rusa (actualmente 110 millones). Fijar el umbral en 5 millones de euros afectaría a 50.000 personas ; bajarlo a 2 millones de euros llegaría a los 100.000 (0,1% de la población).

Es probable que ya se pueda lograr un efecto considerable apuntando a aquellos con más de 10 millones de euros. Estas 20.000 personas son las que más se han beneficiado del régimen de Putin desde que llegó al poder en 1999, y toda la evidencia sugiere que una proporción considerable de sus activos inmobiliarios y financieros se encuentran en países occidentales (entre la mitad y las tres cuartas partes ). Por lo tanto, sería relativamente fácil para los estados occidentales imponer un fuerte impuesto sobre estos activos, digamos a una tasa del 10% o 20% para empezar, congelando el resto como medida de precaución. Amenazados con la ruina y la prohibición de visitar Occidente, apostemos a que este grupo podría hacerse oír por el Kremlin.

From Soviets to Oligarchs:
Inequality and Property in Russia 1905-2016
Filip Novokmet, Thomas Piketty,
Gabriel Zucman
April 2018

https://wid.world/document/soviets-oligarchs-inequality-property-russia-1905-2016/

El mismo mecanismo podría haberse utilizado a raíz de la represión política china en Hong Kong, y podría aplicarse en el futuro a los aproximadamente 200 000 ciudadanos chinos que poseen más de 10 millones de euros. Aunque sus activos están menos internacionalizados que los de los rusos , ellos también se verían muy afectados. Podría desestabilizar el régimen.

Para implementar este tipo de medidas, sería suficiente que los países occidentales establecieran finalmente un registro financiero internacional (también conocido como “registro financiero global” o GFR) que mantendría un registro de quién posee qué en los distintos países. Como ya mostró el Informe sobre la Desigualdad en el Mundo 2018 , tal proyecto es técnicamente posible y requiere que las autoridades públicas tomen el control de los depósitos centrales privados (Clearstream, Euroclear, Depository Trust Corporation, etc.) que actualmente registran valores y sus propietarios. Este registro público también sería un paso fundamental en la lucha contra los flujos ilícitos, el dinero del narcotráfico y la corrupción internacional.

Entonces, ¿por qué no se ha avanzado todavía en esta dirección? Por una simple razón: los ricos occidentales temen que tal transparencia finalmente los perjudique. Esta es una de las principales contradicciones de nuestro tiempo. Se exagera el enfrentamiento entre “democracias” y “autocracias”, olvidando que los países occidentales comparten con Rusia y China una ideología hipercapitalista desenfrenada, y un sistema legal, fiscal y político cada vez más favorable a las grandes fortunas.

En Europa y los Estados Unidos, se hace todo lo posible para distinguir a los « empresarios » occidentales útiles y merecedores de los « oligarcas » rusos, chinos, indios o africanos dañinos y parásitos. Pero lo cierto es que tienen mucho en común. En particular, la inmensa prosperidad de los multimillonarios en todos los continentes desde las décadas de 1980 y 1990 se explica en gran medida por los mismos factores, y en particular por los favores y privilegios que se les otorgan. La libre circulación de capitales sin compensación fiscal y colectiva es un sistema insostenible en el largo plazo. Es cuestionando esta doxa común que podremos sancionar efectivamente las autocracias y promover otro modelo de desarrollo.

Este artículo fue modificado el 16 de marzo de 2022 para corregir el nombre del depositario Euroclear. No es « Eurostream » como se indica en una versión anterior.

  • Thomas Piketty es profesor de economía en la Escuela de Economía de París. Es autor de numerosos artículos y libros, entre ellos El capital en el siglo XXI. Este artículo fue publicado originalmente en Le Monde

La élite occidental nos impide ir tras los activos de los hiperricos de Rusia.
Tomas Piketty
16 mar 2022

https://www.theguardian.com/commentisfree/2022/mar/16/russia-rich-wealthy-western-elites-thomas-piketty

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s