.@PanelesACH ::: « Para entender la #moderna_ARQUITECTURA_PERUANA, debe asumirse que, en ocasiones, las #etapas de su #evolución carecen de un #principio o un #final_definido, y una o varias #fases solapan sus #líneas_temporales.

« Los #datos más relevantes sobre la #Arquitectura en #Perú ».

La #relevancia_artística de muchas de las #estructuras_arquitectónicas_peruanas, la importancia y la  magnificencia de la #arquitectura en #Perú nos ha hecho reflexionar y  querer conocer más este aspecto que forma parte de su #cultura. Un breve #resumen a modo de #glosario que iremos ampliando, para aglutinar todo sobre la arquitectura de este gran país que es #Perú.

Dentro de la #arquitectura_moderna del #Perú, destacan las siguientes edificaciones:

El #PREVI en Perú – #Vivienda_progresiva

PREVI en Perú

El PREVI en Perú – Vivienda progresiva
30/03/2020/Paneles ACH

El Proyecto Experimental de Vivienda (PREVI) de Lima

El PREVI en Perú es uno de los proyectos arquitectónicos más influyentes en la historia de la arquitectura hispanoamericana, hasta el punto de que su concepto influye en el urbanismo de la actualidad.

El Proyecto Experimental de Vivienda (PREVI), en el distrito limeño de Los Olivos, es una iniciativa promovida en 1967 por el Gobierno del Perú y cofinanciada por el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo).

El proyecto consiste en la construcción de un barrio de 500 viviendas en la urbanización Fundo El Naranjal. Se convoca un concurso internacional de arquitectura con las premisas de construcciones de baja altura y alta densidad urbanística con adaptación a un crecimiento progresivo.

Cada tipología propuesta en el concurso ofrece soluciones residenciales distintas: una primera etapa se enfoca en casas para familias de cuatro a seis miembros, y la segunda etapa en casas para familias de ocho a diez personas.

En 1969, el jurado peruano elige 3 proyectos ganadores de 13 arquitectos internacionales: Atelier5, Kikutake-Kurokawa-Maki, y Herbert Ohl, como ganadores oficiales.

El jurado también destacó el diseño de Christopher Alexander para el Centro para la Estructura Ambiental. La propuesta de Alexander se considera un hito a la hora de plantear soluciones imaginativas para viviendas de bajos ingresos.

El proyecto PREVI destaca como un precedente por su concepto de “vivienda progresiva”, que concibe la vivienda como un punto de partida que, con el paso del tiempo, recibirá modificaciones por parte de los residentes, y estas casas evolucionadas crearán barrios heterogéneos.

Contribución al PREVI de Atelier 5

https://issuu.com/lauracantillo9/docs/libro_previ_final/s/12021038

El proyecto del estudio Atelier 5 (Suiza), propone un método de construcción que interesa al jurado por su economía, entre otros factores. Se basa en utilizar paneles de hormigón prefabricados lo suficientemente pequeños como para ser construidos en el sitio. Estos paneles de hormigón se emplean para la construcción de paredes y techos. El jurado también aprecia los espacios comunitarios externos y la distribución del tráfico.

Alfredo Pini, de Atelier 5, revela en una entrevista reciente que su invitación a PREVI es resultado de su reconocido proyecto Halen. Los planes de sus 25 unidades en el PREVI se construyen según sus especificaciones y con la ejecución de Alfredo Montagne. Las circunstancias del Perú de la época, con un golpe militar y cambio de gobierno, produjeron el distanciamiento del arquitecto de la fase de ejecución y del resultado final.

A pesar de las vicisitudes de última hora, Pini  afirma que los principios propuestos por Atelier 5 terminan por incorporarse a todo el plan maestro del PREVI, más allá de la contribución asignada a la empresa suiza. Pini destaca la atención y el cuidado que se presta en el mantenimiento de los espacios públicos externos tras décadas de uso. Lo considera un “caos bueno”, según sus palabras, un impulso positivo por parte de los habitantes de la zona, sustanciado en las extensiones e intervenciones posteriores.

Contribución al PREVI de Kikutake, Maki y Kurokawa

https://cammp.ulima.edu.pe/edificios/casa-previ-1/

El estudio japonés de los arquitectos Kikutake, Maki y Kurokawa and Associates diseña un sistema de bajo costo de hormigón prefabricado con diferentes cargas que también incluye los cimientos. Los espacios externos en este esquema separan el tráfico de las personas, aunque algunos miembros del jurado consideraron que los espacios eran demasiado extensos para un uso efectivo.

El arquitecto Fumihiko Maki recuerda en una entrevista reciente que los habitantes de las casas, según aumentan sus familias, reflejan ese crecimiento en las viviendas. Maki agradeció los cambios que realizan con posterioridad los ciudadanos, aunque manifiesta su preocupación, porque los pisos adicionales se construyen sobre los modestos cimientos originales en una zona de terremotos.

Este crecimiento, calificado de orgánico, encaja con el movimiento arquitectónico del Metabolismo, al que se adscriben arquitectos, como Maki o Kikutake (uno de los fundadores de esa corriente).

Contribución al PREVI de Herbert Ohl

https://iqbalaalam.wordpress.com/tag/herbert-ohl/

La propuesta de Herbert Ohl resulta controvertida desde el principio por su sofisticación. El diseño propone el uso de elementos prefabricados de gran tamaño en una disposición compleja, a modo de carcasa, donde acomodar cambios internos con facilidad y flexibilidad.

El enfoque vanguardista resulta emocionante, como ejercicio estilístico, pero queda algo fuera de lugar, por su alejamiento de los objetivos del concurso.

El PREVI en el siglo XXI

La particularidad del PREVI consiste en que, debido a la necesidad de vivienda y el enfoque ambicioso del proyecto, llega a construirse un buen porcentaje de las diversas propuestas seleccionadas. Para la Administración Peruana de la época, dejar en el plano tantos proyectos de calidad era un lujo que no se podían permitir.

En total, se encargan unas 20 viviendas a cada equipo internacional seleccionado (en vez de construir unas pocas con carácter experimental, como ocurre en convocatorias semejantes). El PREVI es un experimento sobre técnicas constructivas que se sustancia en un conjunto de viviendas que sigue en uso.

Con el paso del tiempo, el barrio se desarrolla de forma orgánica mediante las ampliaciones y transformaciones constructivas elaboradas por sus propios habitantes. El PREVI es en 2020 hoy un barrio limeño donde se aprecian los diferentes estilos de casas que plantearon los estudios ganadores del concurso. Destaca el aumento de densidad residencial: el proyecto de los sesenta se basa en viviendas de una o dos alturas, pero la realidad del aumento de población se impone y el crecimiento se produce en vertical, con ampliaciones de tres o cuatro plantas, con una mezcla entre uso residencial y comercial.

Este uso mixto del PREVI se aleja de la propuesta urbanística original, sin embargo sigue el planteamiento de vivienda progresiva del proyecto, pues son los mismos habitantes del PREVI quienes modifican el entorno según sus necesidades.

La Casa Pachacamac del arquitecto peruano Luis Enrique Longhi
15/04/2020/Paneles ACH

Casa Pachacamac

Modernidad y Tradición en Arquitectura

La Casa Pachacamac es una de las obras representativas del afamado arquitecto peruano Luis Enrique Longhi Traverso (Orden El Sol del Perú, 2014).

La obra del arquitecto y escultor Luis Longhi se adapta a la naturaleza y el entorno, y representa el respeto a la tradición (con reminiscencias incaicas), y la modernidad (Longhi estudió animación digital arquitectónica en Harvard y diseña sus obras con herramientas informáticas). La constante del reconocible estilo de Longhi es el uso creativo de los vanos, de distintos tamaños y formas, que horadan la masa de hormigón y proporcionan interiores que invitan a la relajación.

Retrato de Luis Longhi, arquitecto y escultor

Luis Longhi nace en 1954 en la localidad de Puno (Andes peruanos). Estudia Ingeniería Civil en la Universidad Católica del Perú y en 1979 se gradúa como Bachiller en arquitectura en la Universidad Ricardo Palma. En 1981 viaja a Estados Unidos para cursar estudios de postgrado en la Universidad de Pensilvania, donde se convierte en el único estudiante de dos maestrías simultáneas: arquitectura y bellas artes.

Tras graduarse cum laude en 1984, Longhi recibe la invitación del arquitecto hindú Balkrishna Doshi, antiguo colaborador de Le Corbusier. Después de un semestre en la India, donde trabaja en el estudio de Doshi en el diseño de sistemas de alojamiento, regresa a Estados Unidos para ejercer su profesión durante 13 años en notorios estudios arquitectónicos (Farrington Design Group, Adele Santos, David Slovic y Bower Lewis, entre otros).

Luis Longhi regresa al Perú en 1994 e inicia el trabajo en su propio estudio. Destacan obras arquitectónicas, como la Casa Panfichi, la Casa Lefevre y la Casa Pachacamac, objeto de este case study.

Características de la Casa Pachacamac

Casa Pachacamac es una vivienda unifamiliar de 480 m² encargada por una pareja de filósofos jubilados en una parcela de 3.800 m². El terreno se ubica a 40 km al sur de Lima en una zona aledaña a un yacimiento arqueológico pre incaico.

La Casa es una proyecto constructivo de Longhi arquitectos y Héctor Suasnabar, con la colaboración de Verónica Schereibeis, Carla Tamariz y Christian Bottger. La construcción transcurre entre los años 2006 y 2009.

En el proyecto de la Casa Pachacamac coinciden la visión de los clientes, que eligieron esa ubicación como lugar de retiro, y la del arquitecto, que sigue la tradición ancestral de los antiguos incas.

Para los antepasados de los peruanos, el factor principal a la hora de edificar consistía en elegir el lugar perfecto, construir de forma integrada en el entorno y con una mínima intervención. En consecuencia, la Casa Pachacamac destaca por su integración con el paisaje, al enterrarse en una colina parte de su estructura.

La Casa Pachacamac se divide en tres niveles, dos de ellos enterrados, que siguen la pendiente de la colina. El único volumen que sobresale es un espacio cúbico acristalado que, iluminado de noche, recuerda un faro que ilumina el camino del viajero. La distribución de los vanos y los volúmenes de la casa obedecen a un desorden planificado, pues se busca la armonía del edificio antes que una simetría artificial, que podría romper el equilibrio global de la obra.

En la casa se emplea una combinación de materiales, como la madera, el hormigón armado y la piedra. Los muros alternan su uso, como parte de la envolvente o para soportar la tierra de la colina. El interior ofrece espacios diáfanos con vanos horadados en la envolvente, y alternancia de zonas cubiertas y descubiertas. La palabra que define la distribución es: “imprevisible”. La colina dicta la distribución, y el arquitecto obedece: el juego de vanos y los recorridos entre las diferentes estancias se personalizan según las posibilidades que define la orografía del lugar.

El resultado es un equilibrio entre el edificio y el entorno, luz y penumbra con toques de color en ciertos lugares de la casa. La vivienda aporta a sus habitantes una invitación al recogimiento y una sensación de paz y protección.

La integración de la casa no debe confundirse como una especie de camuflaje, sino como un diálogo entre la naturaleza y la intervención humana. La Casa Pachacamac logra un equilibrio arquitectónico, donde la función y la forma del edificio conviven en armonía sin que ninguna prevalezca sobre la otra.

Torre del Banco de la Nación: un hito de la arquitectura peruana
18/05/2020/Paneles ACH

Banco de la Nación en Perú

Con fecha de 2020, la Torre Banco de la Nación es el rascacielos más alto del país, con 30 plantas y 140 metros de altura. El edificio es un diseño del maestro peruano Bernardo Fort-Brescia, del estudio Arquitectónica International Corporation. Cabes destacar que, de los cuatro edificios más altos del Perú, tres salieron del estudio de Fort.

La Torre Banco de la Nación se ubica en el distrito limeño de San Borja, en la esquina de las avenidas de la Arqueología y Javier Prado Este, junto a la estación del metro La Cultura. En el desarrollo urbanístico de la zona destacan el futuro Centro de Convenciones de Lima, aledaño al Teatro Nacional de Lima, la Biblioteca Nacional y el Museo de la Nación. La cara oeste de la Torre Banco de la Nación cuenta con una rampa de acceso para vehículos, junto a la entrada del Museo.

Visión arquitectónica de Bernardo Fort-Brescia

Bernardo Fort-Brescia y su esposa Laurinda Hope Spear, entre otros arquitectos, fundan en 1977 el estudio Arquitectónica International Corporation. Desde entonces, con Fort y Hope en la dirección, Arquitectónica se convierte en un referente mundial con la realización de más de 1.800 proyectos de construcción en 60 países

El estudio Arquitectónica no encaja en un patrón definido de proyecto: desde paisajismo, a diseño urbano e interiorismo; desde edificios residenciales, a institucionales y obra pública; desde proyectos grandes, a pequeños. “Si tenemos una llamada de un lugar interesante, lo hacemos”, afirma Bernardo Fort.

La arquitectura, según palabras de Bernardo Fort-Brescia: “Es una profesión altruista que nadie escoge para hacer negocios, sino por convicción de que puede mejorar la sociedad. No hay mayor satisfacción que esa”.

Dentro de esa concepción, Bernardo Fort-Brescia incide sobre el contenido de un edificio, como esencia inspiradora del diseño arquitectónico: el exterior debe reflejar lo que ocurre en el interior. Desde ese punto de vista, el maestro peruano anima a buscar soluciones creativas y a explorar nuevas tendencias.

Torre Banco de la Nación, el edificio más alto del Perú

El proyecto de la Torre Banco de la Nación, objeto de este análisis, constituye un nuevo hito de una carrera tan exitosa, como inabarcable en el corto espacio disponible en este texto. Baste recordar que, en 1988, Bernardo Fort y Laurinda Hope reciben el premio Hexágono de Oro, máximo galardón de Colegio de Arquitectos peruanos, por su proyecto de la Nueva sede del Banco de Crédito del Perú.

Características constructivas

La Torre Banco de la Nación, también llamada: Edificio Hito Cultural, es un rascacielos de oficinas que sirve, como sede institucional del Banco principal de Perú. Ocupa una parcela de 3.815 m² y sus 30 pisos y 4 sótanos abarcan un total de 66.580 m². Los sótanos ofrecen capacidad de aparcamiento de 254 vehículos.

El concepto de la torre es un diseño de dos columnas en forma de cuña inclinadas 2 grados hacia el exterior. La fachada, en muro cortina de cristal insulado semirreflejante, potencia el aprovechamiento de la luz natural en el edificio.

El frontis de la torre, orientado hacia la av. Javier Prado, cuenta con la seguridad de unos bolardos con la forma de letras que conforman el nombre del Banco y dos láminas de agua, como barrera suplementaria. La entrada principal se encuentra en dicha cara del edificio, y las secundarias por la av. Arqueología y un pasaje junto al museo. El hall de entrada cuenta con tres alturas (15 metros) y dos recepciones en ambos accesos.

El flujo de personas se regula mediante 12 ascensores (con controles de acceso por tarjeta) otros dos ascensores panorámicos y dos montacargas. Los 12 ascensores, distribuidos en dos baterías de 6, son los más rápidos del país, con una velocidad de 4 metros por segundo.

El rascacielos dispone de helipuerto y un sistema de 16 disipadores de energía sísmica, entre los pisos 23 y 30, para mitigar las vibraciones en los pisos superiores en caso de sismos.

Primer edificio peruano con certificación LEED

La constructora Cosapi, a cargo del proyecto, presupuesta su coste en más de 150 millones de dólares. La obra se concluye en un tiempo record de 35 meses y la Torre se inaugura en 2015. El diseño de Fort-Brescia para Cosapi destaca por su avanzada ingeniería, que lo convierte en el primer proyecto peruano con certificación LEED nivel Silver.

Este sistema LEED de certificación (Leadership in Energy & Environmental Design) lo desarrolla el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos, y reconoce las cualidades que cumple un edificio en cuanto a eficiencia energética, calidad ambiental u optimización del agua, entre otros parámetros de sostenibilidad.

La rapidez de la construcción, unos 20 meses, es posible gracias a innovaciones, como la metodología de trabajo fast-track. El sistema consiste en unificar en paralelo el trabajo de ingeniería, diseño, construcción y control de procesos, mediante las tecnologías BIM (Building Information Modeling), REVIT, Last Planner y Lean Construction.

En la ejecución de la obra se usa por primera vez en Perú el sistema de encofrado deslizante, con ahorro en horas de trabajo, costes y, más importante, un alto nivel de seguridad laboral. La empresa Cosapi mereció por esta obra el Premio a la Innovación en Edificaciones a la empresa de ingeniería y construcción que otorga la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO).

Antiguo Ministerio de Educación, de Enrique Seoane Ros
19/06/2020/Paneles ACH

Enrique Seoane Ros

Febrero de 2020. El Gobierno del Perú declara Patrimonio Cultural de la Nación al edificio Javier Alzamora Valdez, obra del arquitecto peruano Enrique Seoane Ros. El edificio se construye entre 1956, como sede del Ministerio de Educación, y en la actualidad aloja la Corte Superior de Justicia de Lima.

El Antiguo ministerio de educación se enclava en el proyecto de renovación urbanística del Centro Histórico de Lima durante el gobierno de Manuel Odría. El edificio se convierte en un icono arquitectónico de Lima y destaca, como la construcción más alta de la capital hasta 1974.

Seoane fusiona en su diseño, en aparente contradicción, las características del Movimiento Moderno y los elementos de la arquitectura peruana prehispánica. La inclusión de detalles tradicionales generó cierto debate respecto su congruencia en un edificio moderno, donde la funcionalidad debería predominar sobre la forma. El tiempo dio la razón al maestro peruano, y hoy se considera que la obra de Enrique Seoane Ros ofrece un estilo arquitectónico identitario del Perú.

Características del edificio Javier Alzamora Valdez

El arquitecto peruano Enrique Seoane diseña y construye el Edificio Javier Alzamora Valdez (antiguo Ministerio de Educación) entre 1951 y 1956. El proyecto cuesta 94 millones de soles, y se integra en la renovación urbanística del ensanche de la avenida Abancay.

El edificio, actual sede de la Corte Superior de Justicia, abarca 40.000 m² en el Parque Universitario, Cercado de Lima, en la esquina de las avenidas Nicolás de Piérola y Abancay, colindando con las calles Apurímac y Cotabambas.

El edificio consta de una torre central de 22 pisos, un sótano y diez ascensores, y dos edificios de 11 pisos que flanquean el volumen principal. La torre central alcanza los 87.50 metros de altura. Su estructura en concreto y acero (importando de la empresa alemana MAN), resulta novedosa en su época.

El volumen adopta una forma curva convexa que encara la esquina donde confluyen las citadas avenidas. El hall principal, de dos alturas, sigue la curva de la fachada: una serie de columnas dirigen la mirada del visitante hacia los laterales de la estancia, donde se encuentran los puntos de atención al ciudadano.

El proyecto original constaba de otro edificio gemelo enfrente del Ministerio, en un planteamiento simétrico en forma de plaza circular. Con el tiempo, la obra no se concretó y sólo se construyen el Ministerio y el sótano del otro edificio, que termina sirviendo de ubicación del centro comercial subterráneo: El Hueco.

El revestimiento de la fachada de la torre central es de cristal Sprandelite (otra novedad en Perú), y de materiales cerámicos. La decoración típica de Seoane, con cerámica de reminiscencias preincaicas, resulta evidente en los volúmenes de menor altura, donde quedan a la vista de los peatones.

En el salón principal del edificio destacan los murales de artistas, como Teodoro Núñez Ureta, Enrique Camino Brent, Carlos Quispez Asín y Juan Manuel Ugarte Eléspuru, entre otros. Las obras siguen la corriente de integración artística, en boga en mitad del siglo XX, y juntan motivos de la cultura chimú con alegorías sobre la educación del Perú (que recuerdan el uso original del edificio).

Importancia del edificio para el patrimonio del Perú

El valor histórico del edificio de Seoane radica en su valor icónico dentro de la arquitectura civil pública del Movimiento Moderno (tendencia arquitectónica dominante entre 1945 y 1965), que inspira los grandes proyectos de edificios para la Administración.

La preponderancia del Movimiento Moderno comienza con las normas de la Agrupación Espacio y termina con el cemento crudo del brutalismo arquitectónico. Se levantan edificios públicos, estadios, aeropuertos, oficinas y viviendas.

Las obras en el centro histórico de Lima, encargadas a Enrique Seoane Ros y Walter Weberhofer, muestran un nuevo lenguaje urbanístico, formal y estructural. Quedan atrás los estilos republicanos o neocoloniales, y toman su lugar estructuras que ganan en altura y funcionalidad.

Transcurrido medio siglo desde la época de efervescencia constructiva, las obras de maestros, como Héctor Velarde, Miró Quesada, Belaunde Terry y el mismo Seoane han corrido suertes dispares. En general, la conservación y mantenimiento de la mayoría de estas construcciones depende de la buena voluntad de sus propietarios.

Algunas obras desaparecieron para siempre, otras sufrieron remodelaciones que las volvieron irreconocibles, y otras se encuentran en situación de abandono. Por tales circunstancias, la declaración del antiguo Ministerio de Educación como Patrimonio Cultural de la Nación garantiza su conservación y que siga siendo un icono de Lima y del Perú.

Casa Topo en Cieneguilla, de Martín Dulanto
16/07/2020/Paneles ACH

casa topo en lima, peru

La Casa Topo, del Arquitecto peruano Martín Dulanto, es un diseño de 2017 en el que destaca el aprovechamiento arquitectónico de la compleja orografía de la zona. Los condicionantes ambientales determinan el diseño arquitectónico: dos tercios del Perú son jungla amazónica, pero el Perú también es montaña y mar, llanuras costeras y tierra. Los proyectos residenciales contemporáneos buscan, en la medida de lo posible, una integración en la variada geografía peruana, y Martín Dulanto, especializado en arquitectura residencial, conjuga como nadie modernidad y respeto por el entorno.

La geografía, la luz solar, la pluviosidad o la temperatura de cada entorno exigen soluciones constructivas particulares en busca de la integración entre la arquitectura del siglo XXI, la tradición cultural y la naturaleza. Dentro de esta fusión de arquitectura y entorno, la Casa Topo ostenta el doble mérito de mimetizarse con el paisaje y, a la vez, exhibir su propio carácter sin resultar estridente. Martín Dulanto no diseña para alardear de modernidad, sino para resolver con elegancia las  dificultades que plantea la topografía.

MARTÍN DULANTO ARQUITECTO

Martín Dulanto es un arquitecto especializado en arquitectura residencial. En 2007 se gradúa en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas. En 2008 se convierte en uno de los socios fundadores de Taller 33, donde trabaja hasta 2012, cuando se independiza con su propio estudio: Martín Dulanto Arquitecto.
Dulanto logra el Segundo premio en la Bienal de Arquitectura Joven 2013 con la Casa Seta, y una mención por el proyecto de la Casa Pul. Entre 2012 y 2014 ejerce, además, como profesor de Diseño Arquitectónico en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas.

DESCRIPCIÓN DE LA CASA TOPO

La Casa Topo se ubica en el distrito de Cieneguilla (Lima). La parcela, perteneciente en el Condominio La Quebrada, abarca 1871,34 m². La vivienda se distribuye en dos niveles, de 171,95 m² y 200,18 m², respectivamente.
El distrito de Cieneguilla se encuentra al sureste de la capital, en la cuenca del río Lurín. Cieneguilla no ha experimentado la explosión urbanística de la cercana Lima, en parte, por la dificultad de construir en la quebrada, como la denominan los andinos. Martín Dulanto ya conoce los desafíos de la zona y los solventa con desenvoltura, como atestigua La Casa oZs0 (2011).
El arquitecto y el ingeniero estructural Jorge Avendaño, entre otros profesionales, resuelven el desnivel de la parcela de Casa Topo con dos niveles superpuestos. Como el piso inferior queda enfrentado a la pendiente y oculto por ella, de ahí surge sobrenombre de “Casa Topo”.

DOS VOLÚMENES INTEGRADOS EN EL PAISAJE

El proyecto busca minimizar su intrusión en el paisaje y sólo resulta evidente para la vista el volumen superior donde se ubican los dormitorios. La modernidad de este volumen cúbico se integra con la tierra, sobre la que parece descansar, y por la apariencia orgánica de la envolvente de madera.
La entrada de la casa se encuentra en el nivel superior, que queda conectado con el exterior (el jardín principal y el anfiteatro trasero). En el nivel superior se encuentran los 3 dormitorios de la vivienda, todos con baño y uno tipo suite. Gracias a las fachadas acristaladas, los dormitorios sirven como mirador de la laguna y el valle.
Rusticidad y sofisticación. Con el buen tiempo, los ventanales pueden escamotearse tras los muros, y los laterales del cubo quedan a la intemperie. Por tal razón, tanto el mobiliario, como el acabado interior son rústicos, de líneas puras, y materiales naturales: madera, piedra y hormigón. Sólo la cocina queda retirada del conjunto.
El nivel inferior de la Casa Topo sirve para las zonas comunes, con el comedor y la sala de estar, y alojamientos para invitados y del servicio.

UNA CASA CON ANFITEATRO

El arquitecto escalona el desnivel como un anfiteatro que conecta los dos volúmenes de la vivienda. El semicírculo de escaleras de piedra constituye la zona trasera de la casa, sirve para acceder a ambos pisos y sirve como zona de asiento al aire libre. Dulanto busca minimizar el impacto en la naturaleza, y que la construcción parezca de menor tamaño del que tiene: más de la mitad de sus 372 m² permanecen ocultos.
Aún faltan algunos años para poder contemplar el auténtico valor estético de la Casa Topo, o su mimetismo con la quebrada. La demora obedece al tiempo el que tarde en crecer la vegetación del diseño paisajístico de Katsumi Yoshioka que, junto a la piscina de piedra, dotará a la Casa Topo de su propio entorno natural.

Residencial San Felipe: monumento a la clase media de Belaúnde Terry
23/08/2020/Paneles ACH

Residencial San Felipe en Lima, Perú

El residencial San Felipe, en el distrito limeño de Jesús María, representa el concepto de urbanismo para la clase media del presidente del Perú en 1963: Fernando Belaúnde Terry. Arquitecto formado en Estados Unidos, Belaúnde Terry recibió la influencia del urbanismo norteamericano y quiso adaptar el concepto a la realidad peruana.

El crecimiento demográfico de la capital, a partir de los años cuarenta, genera una precariedad residencial a la que responde el gobierno con el Plan de Vivienda de Lima. El plan consta de grandes unidades vecinales para gente humilde con sus correspondientes zonas urbanizadas. Los edificios y el urbanismo siguen la corriente de arquitectura moderna de la época, dominante en Europa, Estados Unidos y otros países de Hispanoamérica.

Fernando Belaúnde Terry encarga el proyecto del Residencial San Felipe al equipo de arquitectos de la Junta Nacional de la Vivienda. En contraste con proyectos residenciales de la época, como Matute o la UV3, el Residencial San Felipe se concibe desde un principio para la clase media, de ahí que el presidente lo bautizara en la inauguración, como: “un monumento a la clase media”. En su anhelo por consolidar una clase media pujante en el Perú, el gobierno de Belaúnde Terry promueve otros proyectos residenciales para la clase media, como Juan XXIII, Próceres o Santa Cruz.

Descripción del Residencial San Felipe

La urbanización San Felipe abarca un área de 28 hectáreas, y se ubica en una parcela que limitan las Avenidas Salaverry, Brasil, Arenales, 28 de julio y Faustino Sánchez Carrión. La construcción de la primera fase comienza en 1962 y el proyecto finaliza en 1969.

El conjunto residencial San Felipe cuenta con 33 edificios de viviendas multifamiliares con 1.599 viviendas de variadas tipologías entre 60 y 85 m². La superficie total construida asciende a 527.319 m². El residencial ofrece a los habitantes 25.000 m² de jardines y 53.610 plazas de estacionamientos.

La plaza central, o ágora, cuenta con restaurantes y locales comerciales. El residencial San Felipe, con sus servicios a la ciudadanía, parques y recorridos peatonales, se concibe como una ciudad dentro de la ciudad, donde se resuelven las necesidades de los habitantes sin necesidad de salir de la urbanización.

Primera etapa: Enrique Ciriani y Mario Bernuy

Los arquitectos Enrique Ciriani y Mario Bernuy realizan la primera fase del proyecto entre 1962 y 1964. Planifican una distribución simétrica: una plaza central cuadrada de 25×50 metros, y cuatro edificios de 14 plantas en los respectivos vértices. El núcleo de vivienda consta de 268 unidades con diferentes módulos:

  • Casas adosadas en grupos de tres.
  • Dúplex de apartamentos en volúmenes de cuatro alturas.
  • Pisos en torres.

Las calles elevadas en los lados del ágora facilitan los recorridos peatonales y la interacción entre los vecinos. El promenade, o paseo arquitectónico, entabla la relación entre el entorno y la vivienda, y es un elemento inspirado en la Promenade Architecturale, concepto creado por Le Corbusier. También se descubre la influencia del maestro franco-suizo en las ventanas longitudinales, voladizos, y edificios con fachadas libres y ajenas a limitaciones estructurales.

Proyecto de la segunda etapa: Jacques Crousse y Oswaldo Núñez

En 1964, mientras se construye la primera fase, el gobierno encarga una segunda propuesta a los arquitectos Jacques Crousse y Oswaldo Núñez. Las especificaciones principales del proyecto eran dos: construir más viviendas con menor presupuesto.

La segunda fase debía complementar el proyecto de Ciriani y Bernuy e integrar sus edificios en una sola estructura. El proyecto de Crousse y Núñez constaba de 1.400 viviendas, zonas verdes para esparcimiento de la ciudadanía y una torre de 30 pisos que serviría de centro de servicios cívicos y comerciales. La conexión entre bloques se llevaría a cabo mediante una calle peatonal elevada, bajo la cual quedarían los estacionamientos de vehículos.

La ejecución del proyecto, más costosa, y los exigentes plazos de tiempo, provocan la cancelación prematura del proyecto. No obstante, el planteamiento de Crousse y Núñez sirve, como fundamento de la versión del proyecto que se construye con posterioridad.

Tercera etapa: Víctor Smirnoff, Luis Vásquez Pancorvo y Jorge Páez

Los arquitectos Víctor Smirnoff, Luis Vásquez Pancorvo y Jorge Páez reciben el encargo de modificar el diseño de la segunda fase con un tercer proyecto.

La reorganización destaca por suprimir la calle elevada del anterior proyecto, cuya ejecución disparaba el presupuesto, e incrementar el número de viviendas hasta las 1.631 unidades. En la segunda fase que se construye predominan tres tipologías, cada una diseñada por un arquitecto.

  • Edificios de 11 pisos tarrajeados y asentados sobre pilotes, de Luis Vásquez.
  • Edificios de 5 pisos con patio central y entrada ajardinada, de Jorge Páez (dos dúplex superpuestos y un piso).
  • Edificios de 15 pisos, por Smirnoff. Constan de planta baja comercial, y enlucido de concreto y ladrillo pintado en blanco.

El trío de arquitectos conciben el conjunto como una pequeña ciudad, ajena a la aglomeración urbana, y los edificios se distribuyen en el plano para crear espacios despejados con diferentes extensiones.

Según el arquitecto Jorge Páez: “Los departamentos son un lugar donde trasciende el concepto de vecindad, de camaradería y de amistad”.

Nuevo Museo de Sitio Pachacamac: arquitectura museística in situ
25/09/2020/Paneles ACH

NUEVO MUSEO DE SITIO PACHACAMAC

El Nuevo Museo de Sitio Pachacamac es un diseño del estudio peruano Llosa Cortegana arquitectos. Entre otras distinciones, obtiene el Primer puesto del Premio Obra del Año 2017, el segundo puesto para el Premio Oscar Niemeyer para la Arquitectura Latinoamericana de 2018 y es finalista del Concurso Internacional de Arquitectura Mies Crown Hall Americas Prize (MCHAP).

El Nuevo Museo de Sitio Pachacamac demuestra el valor particular de la arquitectura museística construida in situ. Con el auge del turismo cultural, la atención del visitante se desplaza desde los objetos expuestos, hasta el entorno arquitectónico donde se disfrutan.

La virtud del nuevo Museo es su integración en el Santuario Arqueológico sin perder su propia entidad, sólo patente tras bajar al nivel del patio de ingreso. La arquitectura moderna se pone al servicio del patrimonio antiguo, lo enfatiza y protege en todos niveles, tanto físicos, como visuales. Ningún elemento del museo distrae la atención de las excavaciones: ni la caracterización formal del edificio, ni el urbanismo que lo complementa.

Concepto del Nuevo Museo de Sitio Pachacamac

Pachacamac es complejo arqueológico más importante de Lima, con un área de 465.32 hectáreas. Pachacamac fue durante más de mil años el principal santuario del valle bajo y medio del río Lurín, y centro de peregrinación religiosa para las culturas Inca, Lima Wari e Ychma.

El primer museo data de 1965, durante la presidencia de Fernando Belaunde Terry. En esa época resultó necesario edificar el museo in situ, como centro de investigación y para conservar y exponer los objetos recuperados del yacimiento. El Nuevo Museo de Pachacamac forma parte del Sistema Nacional de Museos del Instituto Nacional de Cultura y se inaugura en 2016, durante el mandato de Ollanta Humala.

En el entorno del parque arqueológico, los hallazgos expuestos en el Nuevo Museo de Sitio Pachacamac dejan de percibirse como elementos de una colección, y se convierten en parte del propio yacimiento. El peruano actual lo disfruta de forma inédita: en el edificio confluyen historia y arquitectura, y el museo en sí mismo constituye un objeto artístico y arquitectónico.

La exposición y conservación de los hallazgos y la protección del sitio Pachacamac se integran en un único proyecto, donde el contexto limeño interactúa con el yacimiento a través del edificio del museo. El espacio del museo, incluso si el espectador lo concibe como una envolvente al servicio de la conservación de la historia, adquiere un significado evocador: trasciende la dimensión humana para convertirse en un vínculo entre el hombre y su historia.

Detalles del Museo de Sitio Pachacamac

  • Ubicación: Antigua Carretera Panamericana Sur Km. 31,5. Distrito de Lurín, Lima.
  • Área total: 3.028 m².
  • Zonas de exposición: ≈000 m².
  • Inicio de obra: noviembre de 2014.
  • Fin de obra: noviembre de 2015.
  • Diseño del proyecto: Llosa Cortegana Arquitectos con la colaboración de Daniela Chong, Angélica Piazza y Christian Cortegana.
  • Arquitectura: Patricia Llosa Bueno.
  • Museografía: Rodolfo Cortegana Morgan.
  • Guion Museográfico: Marcos Rosas Rintel.
  • Paisajismo: Estudio LlonaZamora.

El edificio del museo ofrece una propuesta formal contemporánea con respeto del paisaje del parque arquitectónico. Según palabras de los arquitectos: “el proyecto nace de su relación con el territorio, de su trazo topográfico”. El museo rehúye  del protagonismo visual y se sumerge en los desniveles del terreno para integrarse en el Santuario arqueológico.

Las aberturas que rompen la continuidad de las envolventes aportan luz indirecta y controlada para acentuar la iluminación de las salas de exposición. Los muros, deudores de la estética brutalista, son de concreto encofrado en tablón rugoso, cuya textura se conjunta con las paredes de los restos prehispánicos.

El museo lo integran dos volúmenes:

  • Un edificio principal de un solo nivel subdividido en dos áreas. Una grande para la exposición permanece, y otra más pequeñas para las exposiciones temporales o la celebración de otros eventos.
  • Un segundo volumen, a menor cota que el primero, que integra los diferentes servicios para los visitantes. Tras el patio de entrada al museo se encuentra un tercer volumen, el menor de todos, para adquisición de boletos guías de visita y servicios higiénicos.

El patio es un área despejada con zonas verdes que sirve, como distribuidor y de plaza de reunión. En el patio confluyen las rampas y caminos que comunican los diferentes ambientes, y en él comienza el circuito turístico que recorre el yacimiento.

Las zonas de tránsito del museo invitan a la experiencia de descubrimiento del lugar, como los antepasados peregrinaban al recinto Sagrado. El museo y los nuevos caminos constituyen, por méritos propios, un nuevo estrato de la historia del Santuario.

Edificio E de la Universidad de Piura
19/10/2020/Paneles ACH

edificio E de la Universidad de Piura

El edificio E de la Universidad de Piura (UDEP) forma parte del proyecto de ampliación del campus con nuevas aulas, salas de trabajo e instalaciones para docentes de diferentes facultades. La nueva infraestructura responde al aumento de la población estudiantil tras la incorporación de los alumnos receptores de la Beca 18. El proyecto del aulario E de la Universidad recae en los arquitectos limeños Sandra Barclay y Jean Pierre Crousse, fundadores de BARCLAY & CROUSSE Architecture.

Concepto de la arquitectura de Barclay & Crousse

Sandra Barclay (Lima, 1967) y Jean Pierre Crousse (Lima, 1963) fundan su BARCLAY & CROUSSE Architecture en 1994 en París, y en 2006 trasladan el estudio a la capital peruana. A lo largo de su andadura, el estudio recibe múltiples reconocimientos internacionales, entre los que destacan dos Hexágonos de Oro (Premio Arquitecto Fernando Belaunde Terry), máximo galardón de la arquitectura peruana.

  • En 2014, por el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM) en Lima
  • En 2018, por el Aulario E de la Universidad de Piura.

Para los arquitectos, sus proyectos constituyen un laboratorio donde explorar los vínculos entre el entorno y el bienestar de las personas, con adaptación al contexto de cada país y su nivel de desarrollo. El enfoque primordial del edificio E de la Universidad de Piura es la creación de una atmósfera estimulante para el aprendizaje y la investigación. La elección de una determinada tipología constructiva resulta secundaria: la actividad académica y el bienestar del alumno son los catalizadores del resto de decisiones técnicas.

Con el citado enfoque en mente, los arquitectos analizan las peculiaridades del desierto norteño para crear una edificación integrada en el entorno. El edificio E resulta cómodo de forma natural, con un ingreso de luz justo, confortable temperatura interior, y una distribución de edificios pensada para facilitar el trabajo de profesores y estudiantes.

Características del Edificio E de la Universidad de Piura

El edificio E de la Universidad de Piura se ubica en un campus de 130 hectáreas de bosque seco aledaño a la ciudad de San Miguel de Piura. El edificio E ocupa un área de 9.473 m² que abarca el 30 % del campus de la UDEP. El exterior, de apariencia compacta, ofrece múltiples entradas a un interior compuesto por 11 edificios independientes, de dos y tres niveles, con 5 tipologías distintas.

  • Aforo: 1.832 personas.
  • Inversión: 32 millones de soles.
  • 8 meses de construcción.
  • 16 aulas.
  • 18 salas de investigación y estudios de grupo.
  • 5 salas de reuniones.
  • 70 oficinas para profesores.

El edificio E sobresale por su adaptación a la complejidad de un ecosistema único: el bosque seco piurano. Esta zona del Perú destaca por su clima seco, soleado y caluroso durante todo el año, con brisas procedentes del sur.

El conjunto se circunscribe en un cuadrado de 70 x 70 metros que se orienta según los puntos cardinales. Las fachadas este y oeste disponen de espacios intermedios y celosías para filtrar la luz solar y el ingreso del calor al interior. Al este, una calle peatonal se integra dentro del proyecto de reforestación del campus con vegetación de la zona, y al sudoeste se ubica el estacionamiento del aulario.

Las fachadas norte y sur también incorporan parasoles verticales en las zonas más expuestas al sol. Con la misma finalidad, los recorridos externos se encuentran parcialmente techados. Los recorridos verticales se realizan mediante rampas accesibles a personas con movilidad reducida, según la norma A.120.

La proximidad entre cada volumen, y la cercanía de los aleros de sus respectivas cubiertas, deja unas ranuras que protegen el interior del complejo del sol directo, a la vez que facilitan la ventilación. Gracias a su morfología y orientación, el aire circula por los corredores del edificio en dirección norte-sur, y genera una agradable temperatura interior.

El planteamiento de los edificios sobre el terreno tiene doble finalidad: por un lado, las diferentes tipologías generan un laberinto de rampas, escaleras, graderías, jardines y áreas de descanso creadas para generar encuentros sociales y de intercambio de conocimientos fuera de las clases. Por otra parte, también existe la posibilidad de una circulación racional por el aulario, con un recorrido inferior a 45 metros entre cualquier punto del interior y el exterior.

El edificio E de la Universidad de Piura recibe, entre otros galardones, el premio Obra del Año 2019 que otorga la plataforma de Arquitectura ArchDaily. El edificio destacó, entre 1000 obras candidatas, por su ejemplificación del impacto que debe tener la arquitectura dentro de la sociedad.

Edificio Santa Rosa en Barranco, Lima
17/11/2020/Paneles ACH

EDIFICIO SANTA ROSA EN BARRANCO, LIMA

El edificio Santa Rosa en  el distrito de Barranco (2016), es un edificio residencial diseñado por el arquitecto peruano David Mutal Vermeulen. El proyecto sigue el paradigma arquitectónico de la empresa promotora, Soluciones Inmobiliarias Morada S.A.C., que busca revalorizar las zonas donde edifica.

El arquitecto peruano David Mutal Vermeulen (1970) se gradúa en la Universidad Ricardo Palma FAU-URP de Lima (1994) y en la Architectural Association School of Architecture de Londres (1997). En 2000 funda su estudio limeño: David Mutal Arquitectos y, hasta 2007 compagina su actividad profesional con la docencia hasta en las facultades de Arquitectura de la URP, UPC y en la Universidad Católica.

El proyecto del edificio Santa Rosa en Barranco obtiene el Premio Casas de 2015, y la obra finalizada recibe el Premio Arquitectura y Ciudad CAPECO en 2019.

  • Dirección: Jr. Santa Rosa 359, Barranco, Lima, Perú.
  • Área: 2600 m².
  • Arquitecto: David Mutal Vermeulen.
  • Promotor: Soluciones Inmobiliarias Morada S.A.C.

Características del proyecto del edificio Santa Rosa en Barranco

La inmobiliaria Morada encarga a David Mutal Arquitectos el proyecto de un edificio residencial respetuoso con el entorno del distrito de barranco: una antigua zona de balneario en los años 20 del siglo pasado.

  • Desde el punto de vista monumental, la Administración peruana establece en Barranco requisitos de altura, materiales, cartilla de colores, alineamiento de fachadas sin casas que rompan la continuidad, etc.
  • Desde el punto de vista comercial, Morada necesita ciertas tipologías de las viviendas, número de plazas de garaje, un balance de m² construidos, zonas comunes y m² vendibles, etc.

David Mutal tiene experiencia, tanto en intervenciones en monumentos patrimoniales, como en edificación residencial de casas de campo y de playa. Gracias a su versatilidad, el diseño de David Mutal para el edificio Santa Rosa combina las especificaciones de integración que establece el Ministerio de Cultura para zonas monumentales, y el valor comercial que necesita la promotora.

Descripción del Edificio Santa Rosa en Barranco

El Santa Rosa es la reinterpretación de David Mutal de la antigua arquitectura barranquina. El arquitecto plantea un edificio de tres plantas y dos sótanos de estacionamiento que combina locales comerciales y viviendas. Las limitaciones del proyecto y del espacio determinan que las viviendas deben ser de pequeño formato (70 m²).

El edificio Santa Rosa en Barranco consta de 3 locales comerciales en la fachada frontal del primer piso y 11 departamentos y, en el segundo piso comienzan los dúplex de un dormitorio. La fachada muestra 7 volúmenes verticales y consolida visualmente la continuidad de la calle gracias a la armoniosa combinación de las celosías de madera, vidrio, hormigón cara vista y los dinteles metálicos. La transición al interior del edificio se realiza por un zaguán que desemboca en la conserjería.

El edificio entero orbita alrededor del paisajismo del jardín central con árboles de tamaño medio, ubicado sobre una sección de los sótanos de estacionamiento. La zona verde común del edificio se prolonga, como un escalón, desde el techo del primer sótano, bajando hasta el resto de espacio libre del patio. En esa zona con tierra firme, se plantan árboles grandes que llegan hasta la cubierta del edificio.

Alrededor del jardín destaca una secuencia de balcones con ventanas de piso a techo, celosías de madera, hormigón cara vista y baldosas con mosaicos de estilo tradicional peruano.

En los dúplex del edificio Santa Rosa en Barranco se sustancia el concepto que Mutal denomina: micro situaciones. Consiste en ofrecer a los habitantes, en escasos 70 m², diferentes vinculaciones entre el interior y el exterior gracias a las diferentes panorámicas que ofrece cada tipología de vivienda (exterior monumental, interior ajardinado).

Conclusión

La obra de David Mutal Vermeulen, representada por el edificio Santa Rosa en Barranco, demuestra la capacidad humana de combinar la creatividad con las exigencias técnicas, administrativas y comerciales. Como afirma el arquitecto sobre su proceso creativo:

“En realidad, es un tránsito constante entre la intuición y la razón. Vas y vienes. […] Todo es muy intuitivo, pero está guiado por la razón.”

¿Cómo es la Arquitectura del Palacio de la Exposición en Lima?
16/12/2020/Paneles ACH

arquitectura del palacio de la exposición

Palacio de la Exposición, actual Museo de Arte. Arquitectura de Lima

El Palacio de la Exposición de Lima (actual MALI) es un edificio inaugurado en 1872 para conmemorar el cincuentenario de la Independencia y como sede de la primera Gran Muestra de Artes, Ciencias e Industrias del Perú. El promotor del edificio fue el presidente José Balta, y el arquitecto que ejecuta la obra fue el italiano Antonio Leonardi. El organizador de la Exposición peruana, el literato y jurista Manuel Atanasio Fuentes, asesora a Leonardi en la planificación del edificio.

La Exposición pública fue un foro donde mostrar los avances industriales y artísticos de la nación, así como la cultura y tradiciones precolombinas. El Palacio tiene doble uso: comercial y museístico, según la moda de la época de construir instalaciones, fijas o temporales, para albergar las grandes exposiciones universales, como la torre Eiffel parisina, o el Crystal Palace de Londres.

Análisis del Palacio de la Exposición

La dirección actual del Palacio de la Exposición de Lima es: Paseo Colón 125, Parque de la Exposición, Lima, Perú. El crecimiento urbanístico limeño y las posteriores infraestructuras encuadran el Parque de la Exposición entre la Av. 9 de Diciembre y la Av. 28 de Julio en el eje norte-sur) y el paseo de la República y la Av. Garcilaso de la vega (en el eje este-oeste).

En la época de su construcción, durante la Lima Republicana, el Palacio se encuadraba en un extenso predio con jardines de estilo francés, con pabellones expositivos y atracciones para los paseantes. El terreno, mayor que el actual Parque de la Exposición, englobaba los actuales Parque Dammert, el Campo de Marte, el Circuito Mágico del Agua y el Estadio Nacional. La Avenida 9 de diciembre se traza en 1898, como un bulevar francés que atraviesa el parque.

Estilo y características arquitectónicas del Palacio de la Exposición

El Palacio de la Exposición de Lima, en consonancia con su espíritu impulsor, resulta un hito de la modernidad peruana y es el primer edificio soportado por columnas metálicas que se erige en el país. Resultó necesario importar desde Europa los pilares de hierro, el mármol y otros elementos para los acabados y remates de la envolvente (algunos hoy desaparecidos).

La arquitectura del Palacio de la Exposición de Lima es el paradigma del eclecticismo arquitectónico de moda en el siglo XIX. En el mismo edificio se mezclan influencias de los palacios venecianos renacentistas, del neoclasicismo francés y de la arquitectura industrial, representada por la columnata de hierro.

La obra se ejecuta con sistemas mixtos de construcción, con un primer piso de ladrillo y el segundo nivel de quincha, un método tradicional americano. El muro de quincha ofrece ligereza y flexibilidad respecto a otros materiales, cualidades antisísmicas valoradas en un país, como Perú.

El Palacio se ubica en una parcela de 80 x 54 metros. El edificio consta de dos pisos y una envolvente con elevaciones uniformes. En la entrada destacan las pilastras pareadas de estilo jónico, en la planta inferior, y corintio, en la superior. En los vanos de las pilastras se abren arcos y ventanas de medio punto de estilo neorrenacentista.

El edificio se ordena alrededor de un patio de planta cuadrada, con escaleras equidistantes al eje de simetría. Las columnas metálicas se distribuyen de forma modular, atraviesan los dos pisos y se coronan con ménsulas, donde reposan las vigas de madera.

Cronología del Palacio de la Exposición

  • El Presidente José Balta ordena la construcción del Palacio por el 50º Aniversario de la Nación.
  • 1870 y 1871. Ejecución de las obras por el arquitecto Antonio Leonardi.
  • Entre 1872 y 1879. El Palacio funciona, como sede de la Sociedad de Bellas Artes.
  • Entre 1880 y 1883. Durante la Guerra del Pacífico, el Palacio sirve, como banco de sangre y guarnición militar.
  • Cesión del edificio al Concejo Provincial de Lima.
  • Entre 1905 y 1935. El edificio alterna su utilización, como sede de diferentes instituciones públicas: Museo Nacional de Historia, Ministerios de Fomento y de Agricultura, Cámara de Diputados o sede de Tráfico y Rodaje.
  • Desde 1923, el Palacio alberga la Municipalidad de Lima.
  • Cesión de la municipalidad limeña al Patronato de las Artes e inicio de su funcionamiento, como museo.
  • Proyecto de restauración de la UNESCO ejecutado por los arquitectos peruanos José García Bryce, Héctor Velarde y Ricardo Valencia (ingeniero).
  • Desde 1961. Inauguración del Museo de Arte de Lima y su exposición permanente.
  • El Instituto Nacional de Cultura declara el Palacio de la Exposición de Lima, como monumento histórico y Patrimonio Cultural de la Nación.

Como evidencia la cronología, la concepción del Palacio de Exposición de Lima, como un edificio polivalente, facilita su supervivencia a lo largo del tiempo y que se mantenga en uso desde su inauguración, hasta hoy.

Campus UTEC en Lima, de Grafton Architects
26/01/2021/Paneles ACH

campus UTEC de Lima

La ejecución del Campus UTEC de Lima por las arquitectas Yvonne Farrell y Shelley McNamara

El campus UTEC de Lima, de Grafton Architects, fusiona los conceptos de una arquitectura que aporta valor a la sociedad y la adaptación de los edificios al entorno.

En 2011, el Grupo Hochschild organiza un concurso internacional para el campus de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC). Tras analizar 200 propuestas anónimas, gana el proyecto del estudio irlandés Grafton, fundado en 1978 por las arquitectas Yvonne Farrell y Shelley McNamara.

Grafton Architects posee experiencia en arquitectura civil y construcción de centros educativos, como la Universidad Comercial Luigi Bocconi de Milán, de cuyo diseño resulta deudor el proyecto limeño.

Concepto del diseño del campus UTEC

Las soluciones de diseño que incorpora Grafton son el resultado de las dimensiones del predio y su orografía, ligeramente elevada, que ofrece vistas a través de laderas que se extienden hasta el mar.

El terreno de campus limita con una autopista hundida en un barranco curvo de escasa profundidad. Al suroeste, queda el Museo de Arte Moderno de Lima y su zona verde. En la franja occidental, un puente cruza el barranco y desemboca en la entrada sur de la autopista. La zona trasera del predio se orienta hacia el tranquilo barrio de clase media de Barranco de Lima.

Lima posee un clima único: a menos de 1.400 km del ecuador y enfriada por la Corriente de Humboldt. Las arquitectas de Grafton se adaptan a las limitaciones espaciales y diseñan un nuevo barranco, artificial, con el volumen vertical de un edificio brutalista que actúa como pantalla hacia la autopista. El perfil escalonado del edificio protege las aulas del sol y, a la vez, ofrece terrazas y espacios de circulación externos, para que estudiantes y profesores disfruten del templado clima limeño.

Estructura y distribución del campus UTEC

La ejecución del campus UTEC de Lima corre a cargo de la empresa peruana Graña y Montero (GyM), y la primera sección se inaugura en 2015. El edificio consta de 10 pisos y zonas ajardinadas en los niveles 6º y 9º. La fachada norte, encarada hacia el Malecón Armendáriz, presenta la forma de un acantilado vertical.

La cara sur del campus, hacia el barrio de Barranco, se escalona en jardines para integrarse en la arquitectura del vecindario, donde predominan casas de dos plantas. Los pisos superiores llegan a la calle mediante una serie de terrazas que permiten la circulación peatonal. La profusión de ventanas, brise-soleil y vanos en los bordes escalonados mitigan las densas proporciones del edificio.

El edificio consta de una serie de placas estructurales de concreto armado con sección en “A”. En ese lado norte, los puntales se abren en abanico hacia el borde curvo del terreno. Descansan sobre una losa horizontal continua, que proporciona un andamio formal para exhibir los componentes estructurales.

La compleja interacción entre los elementos estructurales y funcionales del campus UTEC genera una atractiva atmósfera interior. Desde el vestíbulo principal, una sucesión de espacios, los balcones y escaleras parecen suspendidos entre una variedad de vigas de diferentes longitudes y espesores.

Respecto a la distribución del campus UTEC de Lima, en los pisos inferiores se agrupan las dependencias de mayor tamaño, como laboratorios y salas de conferencias, y los pisos superiores sirven para las aulas, despachos y habitaciones de menor superficie.

La distribución consigue un doble objetivo: facilita ubicar jardines en los tejados de las dependencias inferiores y Los pisos, apilados, se inclinan hacia el norte para conformar una especie de recinto en voladizo, resguardado del sol directo, que facilita el tránsito de personas en una zona sombreada.

Reconocimiento a una carrera

Antes de optar por el formato de concurso abierto para adjudicar el campus UTEC de Lima, el Grupo Hochschild sopesa la contratación de un arquitecto a nivel de Premio Pritzker. Años después, en 2020, las autoras del proyecto, Yvonne Farrell y Shelley McNamara, obtienen la Medalla de Oro del RIBA y el premio Pritzker por su carrera, circunstancia que demuestra con posterioridad que, aunque en 2011 aún no tenían el galardón, sí poseían nivel suficiente para afrontar el proyecto.

Biblioteca pública de la Molina Sur
15/02/2021/Paneles ACH

Biblioteca Pública de la Molina Sur en Perú

Infraestructura educativa para el desarrollo social

La Biblioteca pública de la Molina Sur, junto con la plaza cultural de la molina norte, subsanan una carencia de infraestructura educativa y cultural que se remonta a 1962, año de fundación del distrito. Existe la norma de destinar un porcentaje de áreas públicas a esta clase de infraestructura, aprovechando lotes en desuso, dentro de las áreas residenciales limeñas. La Biblioteca, ubicada en un barrio, donde conviven edificios formales y autoconstrucción informal, aporta una identidad característica a la zona, reflejo de la diversidad de sus habitantes.

  • Inauguración: 13 de marzo de 2017.
  • Dirección: Plaza Biblioteca Ll Molina Sur, Parque Inmaculada Concepción. Urbanización El Cascajal, Distrito de Lima, Perú.
  • Inversión: ≈5.000.000 de soles (≈ 1.374.000 dólares).
  • Superficie: 1300 m².
  • Arquitecto: González Moix Arquitectura.

Inspiración del proyecto de la Biblioteca pública de la Molina Sur

La biblioteca, edificada junto a un parque, vertebra un centro cultural y de entretenimiento ideado para atraer a niños y jóvenes. El proyecto de una biblioteca pública en la Molina Sur nace, como parte de una acción global de la administración del distrito que busca prever problemas sociales desde la educación y la familia.

La biblioteca de la Molina es el producto de 8 años de gestiones con las diferentes administraciones, y de la recogida de sugerencias de los vecinos para ajustar el concepto inicial a sus necesidades específicas. El concepto, basado en integrar  diversas manifestaciones culturales para convertirlas en motores de paz social, busca alejar a la juventud de problemas urbanos, como el consumo de drogas o el pandillaje.

El proyecto de la Molina recibe la asesoría de expertos colombianos del sistema de bibliotecas públicas de Medellín, donde espacios de similares características juegan un papel clave en la pacificación del país vecino frente a la guerrilla y el narcotráfico.

El arquitecto de la biblioteca pública de la Molina Sur es el argentino afincado en Lima Oscar González Moix, doble ganador del Concurso Nacional de Calidad Arquitectónica del Perú y profesor en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas. González Moix reinterpreta la arquitectura tradicional y desde la perspectiva de la modernidad. Su modelo nuevo arquitectura, fruto de ese mestizaje, busca la integración de los diseños en el medio donde se ubican y la amabilidad de los edificios con las personas que los habitan.

Descripción de la Biblioteca pública de la Molina Sur

La biblioteca se ubica junto a dos escuelas y edificios de viviendas, en paralelo a una vereda peatonal en la linde del parque público. Gracias a un estacionamiento cercano, esa parte del distrito queda configurada como una zona peatonal y centro cultural y de esparcimiento.

González Moix diseña la biblioteca desde el interior, y la materia prima que valora el arquitecto es la luz natural, para cuyo ingreso se disponen grandes ventanales verticales. El edificio se orienta para recibir la máxima iluminación natural posible, y ofrecer vistas desde el interior al corazón verde del barrio. La modulación interior de la Biblioteca, mediante una trama de columnas de concreto visto , determina el ancho de las mesas de la sala de lectura.

El edificio cuenta con un semisótano donde funcionan sus oficinas administrativas y dos niveles superiores con múltiples ambientes diáfanos: salas de lectura, sala de lectura infantil, aulas con computadoras, aulas para cursos y talleres, auditorio y hemeroteca.

La envolvente consta de dos fachadas longitudinales de piel sólida con vigas de hormigón visto. La fachada ofrece una imagen atemporal que alude al apilamiento de libros en las estanterías. Sin embargo, la puerta del edificio se enmarca entre dos vigas inclinadas que rompen la simetría. Un zócalo en tono rosa pastel constituye una cina perimetral que contiene la rampa de acceso y una zona ajardinada.

Las fachadas de los extremos del edificio se rematan con sendas cajas enchapadas en madera nativa. La calidez del material natural, junto al diseño atemporal y sobrio, aportan el toque amistoso hacia las personas característico de los proyectos arquitectónicos de González Moix.

La biblioteca pública de la Molina Sur integra dos realidades que interaccionan entre sí: la vida interior del edificio se muestra al exterior a través de los ventanales, mientras que el verdor del parque y la luz solar se filtran en el interior con tonos  cambiantes según transcurre el día. La biblioteca, en suma, busca generar un ambiente que invita al aprendizaje, inclusivo, palpitante y diverso, como las gentes del barrio de la Molina.

Si quieres conocer más acerca de  la Arquitectura en Perú en nuestro blog puedes encontrar mucha información al respecto.

¿Cómo es la Arquitectura en Perú?
By Paneles ACH | 18/01/2021

https://panelesach.com/latam/pe/blog/arquitectura-peru/

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s